30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oportunidad perdida

O portunidad perdida. Fue una pena el partido del último domingo ante el Recambios Colón. Día del Club no conocido por muchos aficionados, tal vez porque están acostumbrados al cartel y en él nada se decía, tal vez porque lo consideraban un rival que no merecía tal declaración. Se llegaba con cuatro jornadas sin perder y con la ilusión en sumar una más y acercarse un poco a estos puestos de promoción. Nada de nada.

Fue un mal partido. El rival, conocedor de nuestras características, impuso el ritmo que quiso, hizo un partido en la primera parte que nos agotó y una segunda, distinta, en la que nos mató. Hubo una vez en que también al Olímpic le bastaba tener una ocasión para marcar y llevarse los tres puntos. Lo peor fue ver como pasaban los minutos y no llegaba ni siquiera una oportunidad de gol; que con cada cambio se perdía potencial; y en cierta manera se remató una mala tarde cuando en la sala de prensa se reconoció que habíamos caído en la «trampa» del rival, reconociendo así que se vio el problema pero que no reaccionó.

Y en este punto, reparto de responsabilidades, porque la plantilla es la que es, reducida, y en eso el club tiene su parte de culpa. Y luego está el trabajo del entrenador, y reconozco que no acabamos de entender algunas de las decisiones de Abel Buades o la gestión que hace de sus recursos.

Así que aquí estamos. Tras el fracaso de James se ha fichado a David Salomé. Queda mucha liga. O mejoramos juego y resultados o se nos va a hacer muy larga, y una temporada larga, aburrida y mediocre no es la mejor garantía para renovaciones. Por el bien de todos, ¡mejor ganar!

Compartir el artículo

stats