Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tendencia

La población se estanca en las tres comarcas con descensos en 38 de los 62 municipios

El padrón se situó en 2019 en 174.558 habitantes, 97 menos que el año anterior Xàtiva, única capital con saldo positivo

Gente paseando por la calle Major de Ontinyent, en una imagen de archivo. perales iborra

Mientras la Comunitat Valenciana vuelve a superar la barrera de los 5 millones de habitantes, tras un aumento del 0,81 % en su población, el número de vecinos y vecinas en las comarcas de la Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d'Albaida se estancó en 2019, según los datos del padrón hechos públicos ayer por el Institut Valencià d'Estadística. Entre las tres comarcas sumaban a 1 de enero del 2019 un total de 174.558 habitantes; el saldo a lo largo del 2018 marcaba un descenso de 97 habitantes, el 0,056 % del total. La evolución por municipios fue desigual, ya que hasta 38 localidades perdieron población a lo largo del último año, por las 21 que crecieron en el número de habitantes y los tres pueblos (la Font de la Figuera, Vallés y Aielo de Rugat) que empezaron el 2019 con el mismo número de habitantes que un año antes.

Atendiendo a los datos de población por comarcas, la Costera fue la única de las tres que creció a lo largo del 2018, al pasar de 71.362 a 71.522 habitantes. Sin embargo, el crecimiento estuvo fundado en la expansión de su capital, Xàtiva, que ganó 186 habitantes en ese periodo hasta alcanzar 29.231; la evolución del resto de poblaciones de la comarca marcaba un saldo negativo. Canals se estancó, con un habitante menos que el año anterior, mientras que l'Alcúdia de Crespins y Moixent perdieron 31 y 16 pobladores, respectivamente. Vallada, por su lado, ganó tres.

La Vall d'Albaida sufrió un descenso del 0,2 % en su población, al pasar de 87.532 a 87.349 habitantes, 183 menos. Al contrario que Xàtiva, Ontinyent perdió habitantes, aunque tan solo 48 (el 0,13 %), y se colocó con un padrón de 35.347 vecinos. Once de los catorce municipios de más de 1000 habitantes perdió población en el periodo; las excepciones fueron l'Olleria, que ganó 56 habitantes, la Pobla del Duc, que creció con seis vecinos más, y Atzeneta d'Albaida, que ganó tres.

La Canal de Navarrés, por su lado, decreció en 73 habitantes a lo largo del 2018, y a 1 de enero del 2019 marcaba 15.687, según el padrón del IVE. La capital, Enguera, perdió el 1 % de su población, que se situó en 4752 habitantes después de que el balance . El descenso en Chella fue del 1,38 %, 34 pobladores. Quesa, Bicorp y Bolbaite, por su lado, marcaron un saldo positivo con aumentos de 8, 9 y 9 habitantes.

En el global de las tres comarcas, el mayor crecimiento porcentual en el número de habitantes se da en Benissuera, que vio cómo su población aumentaba un 7,78 % a lo largo del 2018 (14 habitantes más). Guadasséquies, por su lado, creció un 5,4 %, con 24 habitantes más que en enero del 2018. La mayor pérdida poblacional en términos proporcionales se dio en la Granja de la Costera, un 4 %, al reducirse su padrón municipal en 12 habitantes, un número muy relevante en un municipio de ese tamaño.

Reducido número de extranjeros

Por otro lado, el número de personas extranjeras residentes en algún municipio de las tres comarcas era, a 1 de enero del 2019, de 15.576 personas. Una cifra que representa el 8,92 % del total de habitantes, porcentaje que se encuentra lejos de la media valenciana, que se situaba en un 14,06 % en la misma fecha.

Destacan por contar con una población inmigrante más numerosa que la media de las tres comarcas las localidades de Navarrés (466 extranjeros, el 15,7 %), la Pobla del Duc (391, el 15,38 %), Castelló de Rugat (315, el 13,85 %) y l'Olleria (1.082, el 13,06 %). Proporcionalmente, en algunas localidades más pequeñas como Terrateig (el 15,1%), Rugat (el 14,56 %) o Beniatjar (13,9%) los extranjeros también cuentan con un peso poblacional muy elevado.

Compartir el artículo

stats