Compromís per Ontinyent ha planteado la necesidad que desde el Ayuntamiento de Ontinyent se fomente más intensamente el conocimiento y el uso de las alternativas a las quemas agrícolas. Los regidores valencianistas Nico Calabuig y Paloma Alberola han hecho un llamamiento con esta propuesta, que ayer Calabuig ya comentó durante la reunión de portavoces de los grupos municipales y el alcalde. En palabras del portavoz de Compromís, «creemos que es la hora de dar un paso adelante y apostar por un mayor esfuerzo de concienciación sobre las ventajas de utilizar el sistema alternativo a las quemas agrícolas que ofrece el ayuntamiento. Cada día son más las personas que nos transmiten la necesidad de afrontar esta cuestión, y ayer constatamos un consenso sobre la existencia del problema y las molestias que se derivan, durante la reunión de portavoces de los grupos políticos municipales y el alcalde». Desde el gobierno local, la regidora de Sostenibilitat, Sayo Gandia, respondió a Compromís que el consistorio «no tiene competencia en la gestión de los restos agrícolas», y que esto es competencia de la Conselleria d'Agricultura, Desenvolupament Rural, Emergència Climàtica i Transició Ecològica. El consistorio ontinyentí dispone de un servicio de trituración de restos agrícolas, que pueden utilizar los vecinos de la ciudad que no quieren optar por la quema de estos residuos.

Calabuig ha incidido en que «tenemos que hacer del problema una oportunidad de cambio. El fomento de los sistemas alternativos a las cremas agrícolas, como el triturado de los residuos, no solo contribuye a mejorar la calidad del aire que respiramos, sino que puede representar una oportunidad desde el punto de vista de la economía sostenible y circular, con el reaprovechamiento de estos residuos para hacer compostaje que sirva como fertilizante orgánico».

Por su parte, la regidora y portavoz adjunta, Paloma Alberola, ha recordado que «desde Compromís per Ontinyent ya manifestamos en enero nuestra preocupación por las molestias al vecindario y la contaminación atmosférica que provocan las quemas, especialmente cuando se queman residuos agrícolas que se encuentran excesivamente recientes y consecuentemente provocan más molestias. En aquella ocasión ya pusimos sobre la mesa la importancia de seguir informando y concienciando sobre este problema, y la necesidad de hacer uso del sistema alternativo de recogida puerta a puerta o triturado de los restos de jardinería, puesto en marcha por el ayuntamiento anteriormente, en respuesta a la reivindicación y la movilización ciudadana organizada en la Plataforma Stop Cremas.

Alberola ha señalado que «es un reto urgente afrontar la mejora de la calidad del aire que respiramos. El descenso de la contaminación que ha provocado el confinamiento por la covid-19 nos tiene que hacer reflexionar sobre la necesidad de repensar algunas conductas humanas con un impacto medioambiental insostenible para el futuro. En Ontinyent las quemas agrícolas afectan a la calidad del aire. Por eso tenemos que trabajar conjuntamente en las alternativas y concienciar a la ciudadanía hasta tal punto que optar para quemar los restos agrícolas no sea la opción más sencilla o rápida».

Desde Compromís per Ontinyent han concluido destacando «la intención constructiva de esta propuesta, que se suma a las numerosas aportaciones que venimos realizando para mejorar la situación de la ciudad, y que representa un nuevo enfoque más sostenible del modelo social y productivo que tenemos que construir para salir con más fortaleza de esta crisis».

Ante esta petición, la concejala de Sostenibilitat, Sayo Gandia, ha respondido a la formación valencianistas que «el ayuntamiento no tiene competencia en la gestión de los restos agrícolas o residuos de los agricultores» y afirma que el consistorio «puede regular el cumplimiento del plan de quemas, es decir, los días que la conselleria autoriza y hacer que se cumplan». Gandia manifiesta que «los restos agrícolas son unos residuos sobre los que tiene competencia la Conselleria d'Agricultura, Desenvolupament Rural, Emergència Climàtica i Transició Ecològica, por lo que a quien debía dirigir esta petición Compromís es a la conselleria, gestionada precisamente por Compromís». «El ayuntamiento solo tiene competencias sobre restos de poda de jardinería», concluye la regidora.