El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, ha mostrado el apoyo del consistorio ontinyentí a las reivindicaciones de la plataforma Indignats amb Renfe ante la posibilidad de que con la nueva normalidad se consolide el actual recorte del 50% a los servicios de media y larga distancia, que dejaría la línea Xàtiva-Ontinyent-Alcoi con sólo dos trenes al día por sentido. El primer edil se ha reunido con el portavoz de la plataforma, Samuel Martínez, quien le ha transmitido la necesidad de que las poblaciones por las que transita la línea se movilicen ante lo que, explica, «puede ser una excusa para cerrar la línea definitivamente». Levante-EMV se hizo eco la pasada semana del malestar de esta plataforma y de dicha preocupación.

Jorge Rodríguez recordaba en el encuentro el trabajo que se ha venido haciendo en los últimos años desde la alcaldía de Ontinyent en coordinación con las de Xàtiva y Alcoi para reclamar al Ministerio de Fomento inversiones en la línea, y remarcaba que «en ningún caso se podría consentir que se aproveche la pandemia para acabar con el tren». Martínez anunciaba que si con la «nueva normalidad» el tren Xàtiva-Ontinyent-Alcoi mantiene la actual reducción, «será inviable para muchas personas poder cogerlo por falta de combinaciones para volver», alerta.

Ante esta situación, el colectivo está elaborando un informe que se hará llegar a los alcaldes de las capitales de comarca por las que pasa el tren, para hacer frente común ante esta situación, informe al que, avanzaba Martínez, «se mostrarán datos tan llamativos como que la línea Xàtiva-Ontinyent-Alcoi, a pesar de tener sólo cuatro trenes diarios en cada sentido, es la que más cancelaciones ha tenido los últimos años de entre todas las de media y larga distancia en el territorio valenciano», señalaba.

La plataforma no entiende que la nueva normalidad «deba llevar aparejada la reducción de líneas ya castigadas como la Xàtiva-Ontinyent-Alcoi, que da servicio a comarcas que suman más de 230.000 habitantes. Si para cumplir las normas de distancia social incrementan los trenes de cercanías, no tiene sentido reducir trenes que a pesar de ser de media distancia en la práctica tienen la misma función social, como el nuestro», concluía.