29 de mayo de 2020
29.05.2020
Levante-emv

L'Alcúdia de Crespins presenta el plan Endavant para la reactivación económica y social

El consistorio invertirá 600.000 euros en medidas para hacer frente a los efectos de la crisis sanitaria

29.05.2020 | 13:09
El alcalde de l'Alcúdia de Crespins, Roberto Granero

El gobierno municipal de l'Alcúdia de Crespins ha presentado el Pla Endavant para hacer frente a los efectos de la crisis sanitaria de la covid-19. El plan aúna un conjunto de medidas para la reactivación social y económica del municipio, con una inversión de 600.000 euros, que el consistorio consignará a partir de recursos y fondos de la Diputació de València y recursos propios del consistorio. Con esta inversión se pondrán en marcha una serie de medidas que persiguen que «nadie se quede atrás y que la economía local se resienta lo menos posible», afirman desde el consistorio.

El plan de reactivación social y económica de l'Alcúdia de Crespins tiene como objetivos, según exponen desde el ayuntamiento, frenar las desigualdades que pueda producir la crisis, generar nuevas oportunidades, preparar la nueva realidad y realizar inversiones necesarias para el municipio.

El plan Endavant se compone de cuatro áreas: la primera, el aumento económico en el ámbito social y asistencial que junto a las partidas previstas en el presupuesto municipal inicial ascienden a 65.000 euros y que irán dirigidas a paliar los efectos de la covid-19 entre la población más vulnerable. En la segunda área se destinarán 185.000 euros para promoción económica, impulso comercial y empleo. Se realizará un plan de empleo municipal por importe de 100.000 euros, y se pondrán en marcha ayudas a los autónomos y empresas, campañas comerciales y la exención de tasas a la hostelería y venta ambulante por un montante de 85.000 euros, detallan. En tercer lugar, se creará una partida especial para la adquisición de material sanitario y prevención de posibles situaciones futuras que junto a los recursos existentes previstos inicialmente supondrán una dotación presupuestaria para contingencia sanitaria y seguridad pública de 50.000 euros. Finalmente, en cuarto lugar, se prevén inversiones y obras públicas en el municipio por importe de 300.000 euros.

El alcalde, Roberto Granero, afirma que con este plan se pretende «generar confianza y seguridad aumentando las medidas sociales e impulsando la economía local mediante la concesión de ayudas, la creación de empleo y la realización de inversiones. Todo ello para salir juntos y fuertes de esta crisis».

La hoja de ruta de este plan ha comenzado con la aprobación por unanimidad en el pleno de este jueves de la modificación presupuestaria que sustenta gran parte del plan de reactivación y la suspensión de las tasas referentes a la ocupación de vía por parte de la hostelería y la venta ambulante. Además, en los próximos días se procederá a la redacción de las bases para las ayudas a autónomos y empresas, así como, la activación de las distintas bolsas para la confección del Pla d'Ocupació Local, aseguran.

Suspensión de las fiestas patronales
Por otra parte, el Ayuntamiento de l'Alcúdia de Crespins también aprobó por unanimidad en el pleno la suspensión de las Festes Majors 2020, programadas del 5 al 13 de septiembre, y con actos ya la semana anterior a estas fechas. Una «difícil decisión», la de suspender la fiestas, que el consistorio toma después de consensuarla con la Comissió de Festes, festeros y festeras y los representantes de la fiesta. La crisis sanitaria del coronavirus obliga a «tomar la decisión responsable de suspender las fiestas por prudencia, prevención y protección sanitaria», afirman desde el consistorio. «En la situación actual producida por la pandemia, con un futuro incierto sanitariamente tenemos que adoptar medidas que nos permitan trabajar por salvaguardar la salud pública. Las recomendaciones de las autoridades y expertos sanitarios, la ausencia de vacuna a día de hoy y el respeto de la distancia social para evitar el contacto físico hacen inviable la realización de los actos masivos», exponen desde el ayuntamiento, remarcando que las Festes Majors de la localidad «comportan actos multitudinarios que son incompatibles tanto con la situación actual como futura a corto plazo y según todas las indicaciones de las autoridades», concluyen. 
 
La suspensión de las fiestas de 2020 llega con el acuerdo de que los festeros y festeras de este año sean los representantes de las fiestas de 2021. Además, el consistorio se reserva poder celebrar algún acto este 2020 dependiendo de la evolución de la pandemia. «En función de la evolución de la desescalada, así como la posterior nueva normalidad y siempre cumpliendo con la nueva normativa, se valorará la posibilidad de realizar algún acto tanto lúdico como religioso», avanzan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook