01 de junio de 2020
01.06.2020
Levante-emv

Castelló de Rugat aprueba un plan de medidas para paliar los efectos de la crisis sanitaria en la localidad

El ayuntamiento da luz verde al Acord per a la Reactivació de Castelló (ARC), consensuado entre las fuerzas políticas representadas en el consistorio

01.06.2020 | 18:10
Vista panorámica de Castelló de Rugat

El pleno del Ayuntamiento de Castelló de Rugat ha aprobado por unanimidad un plan de medidas para hacer frente a la crisis sanitaria de la covid-19 en la localidad —plan bautizado como Acord per a la Reactivació de Castelló (ARC)—, así como los presupuestos municipales para 2020. El documento, elaborado de manera conjunta por los partidos políticos con representación municipal, se incorporará en el diseño y ejecución definitiva a la participación del conjunto de la ciudadanía, según han afirmado desde el equipo de gobierno que preside Antonio Esquinas.

Así, todos los grupos políticos han consensuado y aprobado un Acord per a la Reactivació de Castelló, cuyo objetivo es desarrollar herramientas que permitan hacer frente a los retos que la pandemia de la covid-19 genere localmente, dotando los recursos humanos y económicos actuales de los que dispone el ayuntamiento para ponerlas en acción y desarrollar las distintas acciones que el plan señala, según han detallado desde el consistorio en un comunicado.

El ARC recoge el compromiso de los partidos que lo suscriben (PSPV, Compromís y PP) a desarrollar las herramientas para dar respuesta a los retos de la pandemia. El Acord establece tres ejes de acción: un plan de actuaciones para la seguridad sanitaria (PASS), con una dotación presupuestaria de 15.000 euros; un plan de intervención social y educativa (PISE), dotado con 30.000 euros; y un plan de reactivación de la economía local (PREL), con 25.000 euros.

El portavoz del PSPV, Juan Enrique Benavent, destacó la gestión del gobierno socialista de Esquinas durante la crisis sanitaria, con «responsabilidad y sensibilidad social». Puso de manifiesto el «refuerzo de los recursos» de servicios sociales, Policía Local, operarios municipales para hacer frente a los efectos inmediatos, pero evidenció que «somos conscientes que la gestión del día después exigirá esfuerzos y sacrificios conjuntos», por lo que invitó a las fuerzas de la oposición «a sumarse a este acuerdo, para mostrar la unidad necesaria en este tiempo tan complejo que nos ha tocado liderar al gobierno municipal. El objetivo es no dejar a nadie atrás y reactivar social, económica y educativamente Castelló de Rugat, sin olvidar que esta crisis sanitaria continua y tenemos que hacerle frente», manifestó Benavent.  

El portavoz del PP, Daniel Bataller, afirmó que la crisis «ha afectado gravemente a muchos de nuestro vecinos, por lo que las administraciones, en este caso, la local, tenemos que centrar todos los esfuerzos para que nadie se quede atrás. Intervención social, sanidad, educación y economía son y serán los pilares fundamentales de nuestro trabajo durante los próximos meses y hasta que podamos volver a la normalidad». Bataller expuso la propuesta de medidas que el PP registró en el ayuntamiento para la reactivación del municipio y destacó que «junto con las aportadas por otros grupos nos ha ayudado a consensuar un plan tan ambicioso como necesario».

Damian Martínez, portavoz de Compromís, expuso que las consecuencias de la actual crisis «son aún desconocidas en toda su magnitud, pero son alarmantes». Recordó que la formación valencianista propuso un plan con 30 medidas sociales, económicas, fiscales, de salud pública, medioambientales y de buen gobierno para reactivar el pueblo. Martínez manifestó que «es el momento de los consensos, de la política en mayúsculas y de trabajar en la misma dirección», y subrayó que el ARC «es el acuerdo material que así lo hemos hecho, y es motivo de orgullo porque es lo que nuestros vecinos esperaban de sus representantes».

El alcalde de Castelló de Rugat, Antonio Esquinas, ha resaltado, por su parte, que «en los momentos difíciles es cuando se muestra la esencia de cada uno. La sociedad de Castelló ha mostrado, mayoritariamente, un grado de solidaridad, responsabilidad y prudencia que nos exige altura política a los que los representamos». Esquinas afirmó que «es un orgullo ver como las diferentes fuerzas políticas han dejado de lado las diferencias ideológicas y los tacticismos electorales, que ahora serían de una irresponsabilidad enorme, para sumar esfuerzos en lo que tendría que ser siempre objetivo común: el bienestar de nuestros vecinos». El alcalde de Castelló de Rugat aseguró que «la voluntad del gobierno local ha sido, desde que iniciamos el diseño del Acord, que este fuera no solo un acuerdo político, sino social, en el que entidades y asociaciones participaran y aportaran, enriqueciendo la gestión e implementación de los planes que constituyen el ARC». «Superar los retos ocasionados por esta crisis sanitaria es una tarea apasionante pero titánica y es necesario el esfuerzo de todos para hacerlo posible», concluyó Antonio Esquinas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook