Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

tiempos raros

el asomarse al mundo desde esta atalaya se divisa una Vall Blanca teñida de verde, un color que, por esta época, quizás ni recordaba la gente más vieja de la comarca. Sin embargo el común de los mortales, los de aquí y los del resto del globo, han tenido ocasión, para sus adentros, de entonar esa Maldita primavera (el título, que no su letra), canción interpretada por la italiana Loretta Goggi en 1981, en el XXXI Festival de San Remo, donde obtuvo el segundo lugar. La versión en español fue cantada „con más éxito„ por la mexicana Yuri, en 1996. Aunque a muchos este tiempo especial les habrá sonado amargamente a una de las canciones más celebradas de Joaquín Sabina: Ya saben, esa en que se preguntaba «¿Quién me ha robado el mes de abril?».

Estos tiempos raros que vivimos, al menos en el solar patrio, adelantó su andadura, en siete días, a la primavera. A partir de ahí todo fue kafkiano; todo incertidumbre, todo diferente. Pero en esta gobernanza municipal ha seguido viva la inmunidad, pese a quién pese, de unos gobernantes empeñados en practicar una ideología desideologizada, el populismo. Siempre con el ojo puesto en lo emotivo, desdeñando la eficacia. Una política basada en la confrontación. Ahí está el reciente comunicado, marca de la casa, del gobierno de La Vall Ens Uneix... ¡Contra la Policía Local! Cuando no se han enfrentado a la Conselleria de Economia.

En estos tiempos raros, les casetes, para mucha gente, han representado una válvula de escape. Para otra, al menos por Ontinyent, un verano sin sopars de comparsa no es verano. Si a eso le añadimos que tampoco habrá fiestas de moros ni cristianos, ni Bou en Corda, para muchos ya es la acabose.

Aunque siempre han estado ahí, ahora es cuando mucho personal ha descubierto la labor que realiza el personal sanitario. Además de redoblar su dedicación, han actuado poniendo en riesgo su propia salud. Todos los reconocimientos y distinciones que se les han hecho o hagan, de sobra están justificados.

Con todo, los cines siguen cerrados al público, y solo se asoman películas privadamente en los hogares. Las dos de Ontinyent del programa Cultura de Barri son una gota en el mar. El fútbol, tras salir de un largo letargo, lo ha hecho sin la sal de los estadios, el público. Lo que no ha sido óbice para que el equipo de Atzeneta d'Albaida, entrenado por David Albelda, gane o pierda hoy sábado, ante el Alcoyano, ya habrá hecho historia tras eliminar al Alzira. Y si gana, ascenderá a la Segunda B, erigiéndose dicho municipio de 1.200 habitantes, en el del primer equipo de la comarca.

Ahora todo el personal que sale a la calle lo hace provisto de una máscara, como si fueran a atracar un banco. Menudo problema si se implantara dicha delincuencia, ya que seguramente las cámaras de seguridad de las dependencias bancarias servirían de poco para identificar a los asaltantes.

Siguiendo en este tiempo raro, tenemos el XXVI Premi de Literatura Eròtica, que como la gran mayoría de eventos, mordió el polvo y revertió la tradicional gala sensorial en una protocolaria rueda de prensa. Otro valldalbaidí (que no ontinyentí), Vicent J. Sanz, de Montaverner, con un titulo más romántico que erótico, No puc viure sense tu, se alzaba con el congelado primer premio de 4.000 euros, en la misma comarca organizadora.

Compartir el artículo

stats