Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

un «esmorzar» con pepe «maquineta»

el otro día tenía una llamada de « Maquineta», que es el cariñoso apelativo con el que se conoce a Pepe Martínez. En Ontinyent hay mucha costumbre de utilizar malnoms o apodos. Un antiguo profesor mío de valenciano, Josep Sanchis Carbonell, ha publicado un interesante libro sobre esa peculiridad nuestra titulado El gran llibre dels malnoms.

Rafa, el hijo de Pepe, me dijo que su padre estaba pasando unos días en Fontanars y que tenía ganas de verme. Yo me encontraba ese día en Valencia, así que le dije que en cuanto regresara le llamaría para vernos. Precisamente vi el otro día su coche en el Corral d'Osca mientas estaba labrando. Hoy he aprovechado y he pasado por su casa. Estaban almorzando en ese momento. Como tanto Pepe como su hijo Rafa y su nuera Soraya son pura amabilidad, me han invitado a quedarme a esmorzar con ellos. No me lo he pensado dos veces.

Rafa y Soraya han decidido venir a vivir al campo. Hasta ahora vivían en Ontinyent. Normal que quieran venirse a este paraíso, aunque de momento vivirán en una casa que tienen en el pueblo porque tienen más cerca el colegio para el niño. Hacía tiempo que no tomaba unos huevos fritos con sardinas y pimientos como los que he comido hoy con ellos, regado con un buen vino de la zona como es el Juan de Juanes, petit verdot, de la Cooperativa La Viña. Puro delicatesen.

Pepe es un amante del campo. Siempre le ha gustado. Es su vida y lo mismo me pasa a mí. Tiene varias fincas en Fontanars dels Alforins y desde hace años nos une gran amistad, que se remonta a la época de mi padre. También eran grandes amigos. Salían en la misma comparsa de Moros Españoles. Pepe Martínez Tormo es un ejemplo de persona, de las que consiguieron hacer un gran patrimonio gracias a su trabajo y esfuerzo, sin que nadie le regalara nada. Empezó a arreglar máquinas de escribir, de ahí maquineta. Iba por las empresas. De vez en cuando le daban alguna propina. Hasta que decidió emprender su propio negocio en la calle José Iranzo. Ahora gestionan el negocio familiar de equipamientos para oficinas, que inició su andadura hace más de 50 años, la segunda generación de la familia: José Antonio y Rafa.

Al igual que Martínez otros empresarios de Ontinyent como Manolo Reina, Manuel Revert o Enrique Terol han sido un ejemplo de verdaderos emprendedores, que montaron desde la nada empresas que luego han sido referentes en su sector. Ya no abunda gente con esta capacidad de trabajo y sacrificio, que tenían una visión empresarial que ya quisieran muchos que han cursados masters y dobles titulaciones. Mientras almorzábamos hemos recordado un montón de anécdotas, aunque la memoria le flaquea, sigue siendo una persona maravillosa en el sentido más amplio de la palabra.

Recuerdo que siempre cuando venía a la finca tenía miedo a los perros y me los hacía guardar o no bajaba del coche, seguramente por alguna mala experiencia que tuvo de pequeño. Hoy me ha sorprendido porque tiene uno que duerme con él. Un pequeño yorshire de nombre Atila.

„Pepe, espero verte de nuevo muy pronto, con la misma vitalidad y con las mismas ganas de vivir que te he visto hoy. Un abrazo, amigo.

Compartir el artículo

stats