El Ayuntamiento de Canals cuestionó ayer con dureza la gestión del Centre de Salut en lo que se refiere a la atención al público. A través de un comunicado oficial, el consistorio que preside Mai Castells admite que en tiempos de crisis sanitaria como la actual, por efecto de la covid-19, es lógico pensar en una sobrecarga. Pero considera que las repercusiones son demasiadas. Y cita a modo de ejemplo que «ni cogen el teléfono», censuró ayer.

«Están siendo numerosas las quejas que están llegando al ayuntamiento por parte de los ciudadanos y ciudadanas de nuestro pueblo por la escasa y deficiente atención que están recibiendo por parte del Centro de Salud», expresó ayer el equipo de gobierno. «El principal malestar radica „continuaron explicando„ en que nadie descuelga el teléfono cuando los pacientes llaman y, cuando son atendidos, no se hace de manera adecuada», aseguraron. El consistorio ya censuró meses atrás a través de las redes sociales que, según decenas de usuarios, contactar telefónicamente con el centro era imposible: jamás lo cogían.

El ayuntamiento aseguró ayer que la concejala de Sanidad, Verónica Ferri, ha trasladado «en más de una ocasión» el malestar existente entre los vecinos tanto a la gerente del Departamento de Salud Xàtiva-Ontinyent, Margarita Llaudes, como a Isaura Navarro, secretaria autonómica de Salud Pública y del Sistema Sanitario Público. «La respuesta ha sido que elevarían las quejas a Salud Pública pero, a día de hoy, el Ayuntamiento de Canals no ha recibido noticias al respecto», zanjan.

«Somos conscientes „siguieron explicando ayer a través del comunicado„ de que la excepcionalidad que vivimos por la covid-19 también afecta al día a día del Centro de Salud, pero lo que es intolerable es que nuestras vecinas y vecinos se encuentran desamparados cuando necesitan atención sanitaria primaria. Y también entendemos que si se restaurase la cita previa, se evitaría el colapso de las líneas telefónicas. La máxima responsabilidad de esta situación recae en la Conselleria de Sanidad, que no pone al alcance del sistema sanitario las herramientas necesarias para un mejor funcionamiento del sistema», reprochan.

«No es contra los profesionales»

En todo caso, el ayuntamiento pidió también «el máximo respeto y comprensión hacia los profesionales del Centro de Salud que son, como también los pacientes, víctimas de esta situación. Nunca, en ningún caso, estarán justificados, ni serán tolerables, insultos ni descalificaciones hacia el personal médico», según precisaron desde el ayuntamiento, que anunció que seguirá reclamando.