El pasado 12 de marzo el Gran Teatre de Xàtiva no fue una excepción y, al igual que cientos de escenarios de todo el país, sus responsables estaban sumidos en la duda. Se habían suspendido las Fallas por el peligroso avance del coronavirus. El decreto del estado de alarma estaba al caer... Pero muchas salas seguían ofreciendo su programación. Ese día, la compañía que iba a ofrecer el ballet El lago de los cisnes llegó a acceder al teatro y a preparar la función, prevista a las ocho de la tarde. Las entradas estaban agotadas desde hacía semanas. Hasta que una comunicación oficial sentenció que el espectáculo se suspendía. Y que la sala quedaba cerrada al público. Ha pasado medio año. Y pese al rebrote de la pandemia, sus responsables han fijado la reapertura. Será el día 26, con la última obra de Josep Maria Pou, Viejo amigo Cicerón. Habrá notables medidas de seguridad, como una severa reducción de aforo tal como avanzó Levante-EMV. La concejal María Beltrán explicó ayer todos los detalles.

La edil presentó ayer la programación de otoño del Gran Teatre de Xàtiva, en la que se combinarán algunos de los espectáculos que se tuvieron que suspender junto con nuevas funciones para todos los públicos. Entre las novedades, tal como avanzó ayer Beltrán, figuran el espectáculo de danza flamenca Yerma, todos los hombres, con Rafael Amargo (viernes 2 de octubre a las 22 horas), y la ópera Madama Butterfly, de Giacomo Puccini, representada con orquesta en directo y con una puesta en escena a cargo de Camerata Lírica de España. (entrada, 15 euros).

Las ya anunciadas piezas teatrales de Pou y de Lola Herrera ( Cinco horas con Mario) estaba reubicadas desde hace meses, tras suspenderse su representación. La primera, con la que reabre el Teatre, será el día 26 de este mes, a las diez de la noche (15 y 12 euros). La segunda, el 29 de noviembre a las 20 horas. Las localidades para esta función estaba agotadas desde finales de febrero.

«Después de seis meses, en septiembre retomamos la programación del Gran Teatre. Teníamos muchas ganas de abrir y lo hacemos con unas importantes medidas de seguridad para poder realizar los espectáculos sin problema», indicó ayer María Beltrán, quien recordó que las butacas del guardarán la correspondiente distancia a medida que las reservas y entradas que se vayan adquiriendo. «Se alternarán filas ocupadas con filas libres, y cuando se efectúe una compra se anularán automáticamente los asientos de los lados», detalló la regidora.

Respecto a los accesos, habrá un control de temperatura y se realizará la entrada de los espectadores de manera gradual a partir de una hora antes. Se marcará una señalización por todo el edificio con el fin de gestionar las direcciones en su interior; se incrementarán las azafatas, y la lectura de las entradas se realizará mediante dispositivos electrónicos. Beltrán ha indicado que para comprar las entradas será también necesario facilitar los datos personales, a fin de poder localizar a las personas asistentes en caso de producirse algún positivo.

En cuanto a las nuevas representaciones que se han programado, otra de ellas es el espectáculo familiar Te extiendo mi mano, un musical a cargo de los icónicos CantaJuego que se podrá disfrutar el domingo 22 de noviembre a las 12 y a las 17 horas al precio de 10 euros. Asimismo, el humor tendrá todo el protagonismo el domingo 18 de octubre a las 19:30 horas con Santi Rodríguez y el espectáculo Infarto ¡No vaya a la luz! (12 euros, 10 con descuentos) y que también es de los reprogramados por la crisis sanitaria, ya que estuvo anunciado para finales de junio.

Las entradas se pueden comprar, a partir de hoy miércoles a las 12 del mediodía, en la web Instanticket y de manera presencial en la Casa de la Juventud (de 12 a 14 horas, de lunes a viernes) y en las taquillas del Teatre desde dos horas antes de cada función.

Una potente campaña escolar

Beltrán avanzó que también sigue adelante la programación de la campaña de teatro escolar, con seis actuaciones en valenciano, seis en castellano, seis en inglés y una gestual, que comenzarán en octubre. El aforo será de un máximo de cien escolares y en el recinto se separará a los niños y niñas por aulas para cumplir los protocolos de Educación. Como curiosidad, una de las actuaciones escolares previstas, que lleva por título Zapatos nuevos y que llega a Xàtiva en doble función (castellano y valenciano), consiguió anteanoche el premio Max al mejor espectáculo infantil y familiar de España.

Además, también está prevista la realización de otras actividades promovidas por asociaciones y entidades locales que han requerido el teatro, como los conciertos de Santa Cecilia de las dos sociedades musicales de Xàtiva, la Primitiva y la Nova, en el mes de noviembre, así como iniciativas de carácter privado como un concurso de culturismo en octubre, y varios actos mes que aún están pendientes de concretar, destacó ayer Beltrán en su comparecencia en el salón de plenos de Xàtiva.