Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Millares se queda sin su único horno tras no encontrar a unos nuevos panaderos

La hija de los dueños originales movió una campaña para tratar de evitar el cierre de un negocio «vital»

Millares se queda sin su único horno tras no encontrar a unos nuevos panaderos

Millares se queda sin su único horno tras no encontrar a unos nuevos panaderos Levante-EMV

Un varapalo, con todas las letras. Es la sensación con que se ha quedado Millares después de ver cerrar las puertas del que era el único horno del municipio, el Horno Filiberto, toda una institución en esta localidad de la Canal de Navarrés por trayectoria y calidad de sus productos artesanales. Más después de que el pasado viernes iniciase los preparativos para dar la bienvenida a una nueva etapa, bajo la gerencia de unos nuevos arrendatarios del negocio. Sin embargo, a última hora, el matrimonio de horneros heredero se ha echado atrás. Se han retirado, no asumirán el negocio. Y sin horneros que abran las puertas y enciendan los fuegos, no hay horno. Ayer por la mañana, el Horno Filiberto de Millares no tenía más remedio que anunciar su cierre. Las muestras de ánimo para Lorena Galdón, la hija de los propietarios originales del Horno Filiberto, fueron ayer constantes.

No era para menos: movida por el apego al establecimiento de sus padres y la negativa a que Millares perdiese un negocio más, dedicó el verano, tal y como contó este periódico, a la búsqueda de unos panaderos que se encargasen de mantener viva la llama del horno. Ya lo hizo en 2018 cuando se jubilaron sus padres, y encontró a un matrimonio que lo ha llevado estos dos últimos años. Después de que la pareja anunciase que se retiraba del negocio, Lorena Galdón volvió a remangarse para encontrar a unos nuevos arrendatarios. Y los encontró. Una pareja de horneros apareció con la intención de lanzarse a la aventura de un nuevo negocio, en un pequeño municipio de interior. Sin embargo, a última hora, este mismo lunes, y ya con los preparativos para la reapertura terminados, se echaron atrás. El anuncio dejó a Galdón «mal, muy mal»; tan solo con las fuerzas suficientes para anunciar el cierre del Horno Filiberto a través de una publicación en las redes sociales.

Pérdida de población y servicios

Con el cierre del Horno Filiberto, Millares dice adiós a la que hasta ahora era la única panadería del municipio. Una pérdida muy sensible en el marco de un pueblo de unos 350 habitantes al que acechan los peligros de la despoblación. Lorena Galdón, sintiéndose «sola en la lucha» contra esta dinámica, pide al consistorio de Millares «menos promesas y más acciones». La realidad es tozuda y apremia al compromiso con el pueblo, con el Horno Filiberto bajando la persiana por primera vez sin fecha de reapertura. Galdón espera que aparezcan unos nuevos candidatos a regentarlo y que así, esto sea solo un «hasta pronto».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats