El Olímpic de Xàtiva inicia la fase final de la pretemporada sin haber conseguido convencer y dar una alegría a sus aficionados en cuanto a resultados, ya que el viernes perdieron (1-0) ante l’Alcúdia y este sábado empataron en el último minuto en la Murta ante el Acero (1-1). El equipo prepara ahora dos partidos más esta semana: ante el Silla este miércoles; y de nuevo en casa, el próximo sábado, ante el Huracán de Balazote. Sobre todo para este partido, el entrenador, Abel Buades, espera contar con toda la plantilla, ya que este fin de semana no pudo contar con cuatro jugadores, incluso Farisato, quien ha sido sometido a una ecografía para concretar las molestias musculares que sufre.

Buades, sobre el encuentro ante l’Alcúdia, ha declarado que buscaba más un partido de trabajo físico que de conceptos, «no tuve buenas sensaciones como conjunto salvo la media hora final. No tuvimos pegada, aunque prácticamente jugamos sin delanteros». Dio minutos a jugadores del Juvenil y del Olímpic B.

Más contento está del partido ante el Acero, «a nivel de sensaciones de lo que estoy buscado, fue bastante productivo teniendo en cuenta que se jugó en una semana muy dura de trabajo». Al equipo le está costando marcar y no está obteniendo buenos resultados en plena campaña de captación de socios. «Todo no puede ser. No puedo desviar mi trabajo a conseguir únicamente resultados. Yo busco más trabajo y llegar al día 18 en las mejores condiciones posibles. A partir de ahora se bajará en intensidad y veremos más los partidos que los entrenamientos».

Rueda y Berna Ballester fueron el centro del campo, un centro más defensivo que creativo, ante el Acero, algo que vino provocado por las ausencias por precaución de Ortolá o Uche. Buades ha destacado que jugadores como Miki vienen con mucho más ritmo y acumulan más semanas de entrenamiento y se notó, y otros como Ekiden, por la carga de trabajo «le cuesta incluso caminar», pero cuando llegue el momento «dará muchas alegrías».

Buades ha lanzado un mensaje a los aficionados. «Está claro que el aficionado se fija en los resultados pero nosotros tenemos una dinámica de trabajo y en esta dinámica ahora los resultados no son lo más importante».