Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Padres de alumnos del Ribera que acuden a clases en días alternos reclaman soluciones

El centro busca alternativas con la conselleria pero el director advierte de la complejidad y que, al menos hasta Navidad, se mantendrá la semipresencialidad

Padres de alumnos del Ribera que acuden a  clases en días alternos reclaman soluciones

Padres de alumnos del Ribera que acuden a clases en días alternos reclaman soluciones

Familias de alumnos del IES Josep de Ribera han mostrado sus quejas porque sus hijos están recibiendo clases semipresenciales (acuden al centro en días alternos) y denuncian el «agravio comparativo» con otros estudiantes y los «problemas de pérdida de conocimientos». Padres y madres de estudiantes de 4º de ESO del centro —uno de los cursos afectados— han mostrado su disconformidad y malestar con la situación, y piden que las clases sean presenciales.

La semipresencialidad en el IES Josep de Ribera afecta a 16 grupos de 2º y 4º de ESO y de 1º de bachillerato. La dirección del instituto está buscando con la Conselleria d’Educació soluciones a la problemática y, según explicó ayer el director, Jacint Martínez, han remitido un escrito pidiendo, entre otras medidas, ampliar el profesorado para «doblar turnos y que algunos grupos acudan por la tarde a clase». Martínez apunta que la solución a la semipresencialidad es, de momento, «compleja», por la falta de espacio, insiste.

Los padres plantean propuestas para aumentar la presencialidad, como modificar horarios de materias optativas o utilizar espacios municipales como la Escola Oficial d’Idiomes (EOI), el Gran Teatre o el pabellón municipal, así como espacios al aire libre como el campo de fútbol o la zona de la piscina Murta. Los padres, en un escrito remitido al Ribera —del que aseguran que no han obtenido respuesta— también plantean más horas de educación física; juntar sesiones de música fuera del instituto; o aumentar el horario de toda la ESO, para que algunos entren y acaben más tarde, y así liberar aulas.

El director del IES Josep de Ribera señalaba que «el espacio del instituto es el que es y no se pueden ampliar aulas», señalando que «si se tratara de cuatro o cinco grupos podríamos ver alternativas, pero son 16 grupos y las posibilidades son complicadas». Jacint Martínez también ponía objeciones a la utilización de espacios municipales, ya que «necesitaríamos aulas de 80 m2 para 16 grupos, y las opciones son inexistentes». El director advertía que la semipresencialidad de estos grupos se mantendrá y que las soluciones no llegarán, al menos, hasta después de Navidad. Aludía a la dotación de profesorado extra y señalaba que el instituto está abordando la cuestión con la conselleria para encontrar soluciones. Jacint Martínez explicó que el Josep de Ribera está pendiente de unas obras de ampliación, que en el mejor de los casos podrían empezar este año, aunque con ello la solución a la falta de espacio para la presencialidad en todos los niveles y grupos educativos, si la pandemia continua, quedaría relegada al próximo curso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats