Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

la caza se cobra una nueva víctima

Un accidente de caza se ha cobrado una nueva víctima mortal. Esta vez los hechos han ocurrido este pasado domingo en Xàtiva durante la celebración de una batida de caza menor. Un cazador resbaló con su arma, accionando el gatillo y el disparo impactó de lleno en un compañero, causándole la muerte de forma inmediata. Los servicios médicos de urgencia no pudieron hacer nada por salvar la vida del hombre, que contaba 49 años y falleció en el acto. Fue el propio compañero quien avisó al 112 y hasta el lugar de los hechos se desplazo una ambulancia del SAMU y efectivos de la Guardia Civil.

En lo que llevamos de año, 51 personas han fallecido por disparos accidentales y 605 han resultado heridas, según datos del Gobierno. Por Comunidades Autónomas, Castilla La Mancha encabeza la lista con 12 personas fallecidas, seguida de Andalucía y Castilla León, con 9 muertos cada una.

La mayoría de los accidentes se produce por imprudencias de los propios cazadores, siendo las batidas de jabalí donde se concentra el mayor riesgo de accidentes de caza. De ahí la importancia de una buena organización y que los cazadores respeten todas las medidas de seguridad, siendo fundamental no moverse del puesto que te han asignado. Hay que disparar sobre pieza vista. Muchos cazadores se apresuran a disparar sin ver claramente la pieza. En las batidas y monterías ya es obligatorio llevar un chaleco reflectante para una mayor visibilidad.

El alcance de una bala es muy superior al de una escopeta de caza, con lo cual el riesgo se multiplica. Mientras en una escopeta del calibre 12, la más utilizada en la caza menor, el radio de muerte puede ser de 60 metros, el alcance de una bala en un rifle puede ser mortífera a los 700 metros o incluso más dependiendo del calibre que se emplee.

Pendientes del tiempo

Los agricultores seguimos pendientes del tiempo porque continúa sin caer ni una gota. El verano ha sido extremadamente seco, con contadas borrascas. Entre julio, agosto y septiembre han caído 18 litros en Fontanars dels Alforins. Una cantidad muy exigua para lo que necesita realmente el campo en plena brotación y cuando la planta más agua necesita. Aquí es secano puro. Finalizada la campaña de cereal y viña, con resultados desiguales, nos encontramos en plena campaña de la aceituna que apunta bastante bien en cuanto a producción, aunque con los precios por los suelos. El cereal es el que está empezando a remontar un poco el vuelo, tras años de estancamiento en los precios.

Los pronósticos para las próximas semanas siguen sin anunciar lluvias. El fuerte viento de poniente que está haciendo estos días no ayuda mucho porque seca aún más el terreno.

El gran enemigo contra el que tiene que luchar el agricultor es el tiempo, un factor difícil de predecir y contra el que no se puede luchar. El cambio climático como consecuencia del calentamiento global hace que pasemos de periodos de sequía a lluvias extremas, como ocurrió en enero y marzo de este año cuando cayeron cerca de 280 litros, anegando campos enteros. El planeta va hacia una desertización galopante, resultado de años de descuidar el mundo en el que vivimos. Aunque algunos dirigentes políticos muy irresponsables, como el presidente Donald Trump siguen negando esta realidad y anteponen la economía al medio ambiente.

EEUU dio el primer paso durante la presidencia de Trump al salirse del Acuerdo de París, por considerarlo perjudicial para la economía del país. Un acuerdo respaldado por 185 países para hacer frente a la crisis climática, fundamental en esta lucha en la que deberían estar presentes todos los países del mundo, sobre todo, los que más contaminan como es el caso de EE UU o China que tampoco está dentro de ese gran acuerdo para reducir el efecto invernadero.

Cuando faltan solo unos pocos días para las elecciones en EE UU, nuestras esperanzas están puestas en que Donald Trump no salga de nuevo reelegido y sea el demócrata Joe Biden el nuevo inquilino de la Casa Blanca para los próximos cuatro años. Vamos a ver.

Compartir el artículo

stats