El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Ontinyent archivó la causa y acordó el sobreseimiento provisional del presunto delito de resistencia o grave desobediencia a la autoridad contra agentes de la Policía Local de Benigànim del vecino de esta localidad José Gimeno Cuquerella. El juez dijo que «de las diligencias practicadas hasta la fecha no puede considerarse acreditada la perpetración del delito de atentado que se atribuye al investigado». El fallo es del pasado mes de mayo pero el denunciado no había dado traslado a los medios de comunicación hasta esta semana. El pasado mes de septiembre se publicó que un agente había sido agredido y lesionado por Gimeno, aunque en ningún momento se publicó su nombre, iniciales ni ningún tipo de identificación personal.

El texto continúa señalando que «en su declaración judicial, el agente de la Policía Local que resultó lesionado manifestó que a su entender [Gimeno] no tuvo una intención directa de agredirle, sino que la lesión sufrida fue causada durante la detención, no reclamando por las lesiones el agente. En definitiva —señala el magistrado— no concurriendo el elemento subjetivo de dolo en la conducta del investigado, procede acordar el sobreseimiento del presente procedimiento». Contra el fallo cabía recurso.

Gimeno ha explicado a Levante-EMV que pese a no publicarse su nombre, en Benigànim se supo que el acusado era él. Lamenta que la Policía Local transmitiera a los medios una versión exagerada de su discusión, en la que «en ningún momento hubo agresión física» al agente por su parte. Y resalta el hecho de que la propia policía rebajó las acusaciones, lo que dio paso al sobreseimiento dictado por el juez. Y se queja, asimismo, que en su localidad se fraguara una imagen de él como alguien trastornado o agresivo, cosa que «era mentira».