Pocas personas de más de 80 años lucían en Xàtiva un aspecto tan elegante y distinguido como Pilar Casanova Hostench, esposa del afamado exfutbolista de primera división Vicente Iborra Richart. Pilar, aquejada de una dolencia cognitiva detectada un año antes, fallecía en la madrugada del sábado al domingo recién cumplidos, apenas un día antes, los 84 años. Antes de doblegarla la enfermedad, supo sobreponerse a la desgracia mayúscula de perder a su hija Pilar, de 52 años, fallecida el 4 de junio de 2013 y pionera como dirigente deportiva; sobre todo, gracias al apoyo incondicional de su otra hija, Reyes, que siempre estuvo a su lado. Aquello le obligó a ejercer en cierto modo de madre de un sexto hijo, su nieto Adrián. Su esposo le sobrevive pero con una muy maltrecha salud. El que fue jugador del histórico Elche de los años sesenta, del Sporting de Gijón y del Valencia tiene 88 años y una demencia severa.

Pilar tuvo con Vicente cinco hijos: la fallecida Pilar; Enrique, Reyes, Javier y Alejandro. Deja ocho nietos: Cristina, Sergio y Carla; Adrián; Reyes y Cosme; Ana María, y Pablo, así como dos biznietas. La fallecida era hermana de Mercedes, quien enviudó de Héctor Sala, de Arte Fotográfico Cuenca; de Mª del Carmen, esposa de Antonio Guaita, ingeniero de Telefónica, y de Rafael, conocidísimo ATS de Xàtiva que fue, entre otras facetas, presidente de la Primitiva Setabense, y que es padre de la directora del colegio Attilio Bruschetti de Xàtiva, Pilar Casanova, a su vez esposa del cantante lírico Ignacio Giner, del Cor de la Generalitat Valenciana.

Pilar vestía muy elegantemente. Era feligresa de la Seu de Xàtiva y una persona que se desvivía por sus hijos, su esposo y su vida familiar. De trato muy afable y siempre juvenil en su aspecto y su manera de desenvolverse, deja atrás un largo rastro de amistades y de personas que la apreciaban. La iglesia de Sant Francesc de Xàtiva acoge hoy viernes un rezo en su memoria.

El matrimonio Iborra-Casanova sufrió hace siete años la desgracia de perder a María Pilar, la primogénita. Auxiliar de enfermería en el hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva, era desde 2001 presidenta del CF Plus Xàtiva, un colectivo que gestionaba más de una veintena de equipos de fútbol base. Un larga enfermedad minó su salud aunque ella estuvo al frente de la presidencia hasta sus últimos días. Su funeral fue una muestra del cariño enorme dispensado a una persona de una amabilidad desbordante y una gran capacidad de trabajo.

En cuanto a Iborra, poco se puede añadir de su reconocida trayectoria. Futbolista legendario del Elche CF durante once temporadas —de 1960 a 1971, todas ellas en primera— disputó con los franjiverdes la final de Copa de 1969 frente al Athletic de Bilbao, que perdió. Antes había jugado en el Sporting de Gijón, tras emerger desde los juveniles del Olímpic; después en el Mestalla y jugar también en el primer equipo del Valencia CF, donde marcó once tantos en 1957. Terminó su carrera en el Olímpic de Xàtiva, destacando por su excepcional longevidad ya que jugó hasta los 41 años y junto a otro grande que igualmente acabó sus días deportivos en la Murta: Ramón Miralles (Español, Granada...). Iborra disputó 347 partidos en primera y fue internacional con España B en 1957, contra Grecia. En una entrevista, Alfredo Di Stefano dijo de él que era el mejor defensa del país.