Los dos concejales expulsados de Ciudadanos tras dar su apoyo a Mai Castells (Compromís) en el pleno de investidura de julio de 2019 presentaron ayer su dimisión. La renuncia de Celia Bononad y Javier Pérez llega apenas dos días después de la sentencia del Tribunal Supremo que sienta doctrina para que los concejales tránsfugas que dan su respaldo a otro partido diferente al que se presentaron a las elecciones no puedan ejercer cargos ni tener un salario. Pero en su escrito de renuncia apenas dedican una línea a ello («atendiendo a la legalidad», de dicha sentencia) y en cambio lanzan duras críticas al equipo de gobierno del que hasta esta semana formaban parte.

Bononad (que fue regidora de gobierno con el PP en dos mandatos anteriores) era desde 2019 segunda teniente de alcalde en el gobierno de izquierdas de Canals, y gestionaba la coordinación administrativa de Servicios Sociales y Gobierno Abierto, con una dedicación del 30%. Era titular también de Fira i Festes. Pérez era «concejal con delegación especial» y llevaba Cementerio y Relaciones con el Consejo Municipal Agrario.

En su renuncia de ayer, ambos señalan que «después de un año en el equipo de gobierno» al que accedieron «para trabajar por y para el pueblo de Canals» [...] «nos hemos dado cuenta de que, en realidad, Compromís y Reiniciem más que gobernar para el pueblo, lo hacen en aras a la consecución de sus propios objetivos y fomentando el clientelismo dentro del ayuntamiento de Canals». Para Pérez y Bononad, en el gobierno municipal de Castells «priman los intereses personales más que los globales» y les acusan de «atribuirse méritos sobre trabajos desarrollados única e íntegramente» por ellos dos. También aseguran que ha habido desde el ejecutivo de izquierdas «un desprecio absoluto» en lo personal y en lo político hacia ambos, añaden. Los dos concejales no adscritos lamentan finalmente la «desidia» con la que «se tratan temas importantes para Canals; desidia que lleva a que muchos servicios municipales» no se presten en condiciones, aseguraron en su escrito.

Cabe recordar que la condición de tránsfugas y su inclusión en el gobierno está denunciada en los tribunales por el PSPV-PSOE de Canals. La alcaldesa, por su parte, ni se ha pronunciado sobre la sentencia del Supremo ni sobre la renuncia de ambos ediles.

El PP de Anna ha reprochado al gobierno de Pilar Sarrión los cambios en la composición del tribunal examinador para cubrir cuatro plazas en la Policía Local. En el último pleno municipal, celebrado esta semana, Marín preguntó «porqué se había modificado varias veces al tribunal examinador», y Sarrión afirmó que cambió a uno de los examinadores, «amigo» del portavoz del PP según dijo la alcaldesa, porque Marín había puesto reparos a otro componente, afín a la primera edil.

Marín reprochó a la alcaldesa que «mienta» sobre ello, y animó a consultar el acta del pleno anterior, que no recoge el comentario que Sarrión atribuye al regidor popular. Desde el PP criticaron el «revanchismo» de la alcaldesa, y que esta apartara a ese examinador para «poner a otro, que no es el sustituto que tocaba», reprobando que sea afín al partido de la alcaldesa, el PSPV. El sustituto designado es el comisario de la Policía Local de Xàtiva, Antonio Collado.

El PP ha tildado el «proceso de yo mando y ordeno» de la alcaldesa, Pilar Sarrión, en este asunto de la Policía Local. Y reprobaron que «se metan a familiares y amigos en cuestiones políticas. La alcaldesa ya lleva dos plenos seguidos haciéndolo» con el líder popular.

El Ayuntamiento de Ontinyent amplía las facilidades del Compte Tributari Corrent para pagar los impuestos de manera fraccionada y sin intereses. Es una de las novedades de la revisión de ordenanzas fiscales para 2021, que aprobaba el pleno del pasado jueves por unanimidad. La revisión contempla la congelación generalizada de impuestos y tasas para ayudar a los vecinos a hacer frente a la crisis de la covid-19.

Otras novedades son la creación de un nuevo plazo para la adscripción ciudadana al Compte Corrent Tributari, que además de mantener la posibilidad de solicitarlo de enero a noviembre con efectos para el año siguiente, se introduce un plazo adicional del 1 al 15 de febrero, que permitirá beneficiarse en el mismo año en curso. También se mejoran las bonificaciones de impuestos a las empresas, como el 50 % del IAE (actividades económicas); o el 95 % en el impuesto de transmisión de viviendas de la Cantereria afectadas por la DANA. Además, para obtener la «bonificación verde» del 50 % en los impuestos IBI e IAE, se rebaja el requisito de consumo mínimo de energías renovables, que pasa del 20 al 15 % en industrias, comercios y particulares. Y se rebaja en un 6 % la tasa a las paradas del mercado de abastos.

Com a responsable de l’àrea d’Hisenda a l’Ajuntament d’Ontinyent, portaveu de La Vall Ens Uneix i sobretot com a ciutadana d’Ontinyent crec que aquest setmana la ciutadania pot estar tremendament orgullosa dels representants polítics que té. Ontinyent ha tornat a marcar el camí i ha donat una gran lliçó a l’alta/vella política que, malauradament, no passa pels seus millors moments. La política d’Ontinyent, per contra, ha realitzat un treball conjunt entre les tres forces polítiques que integrem la corporació per traure endavant un pressupost preparat per fer front al repte de la pandèmia de la Covid-19.

El pressupost per a 2021 és molt més que inversió i despesa social significa un acord històric que demostra que les coses a la política es poden fer d’altra manera. És a dir, es poden fer bé. El partit que represente disposa d’una ampla majoria per aprovar els pressupostos, però volíem uns pressupostos d’unitat i d’esforç compartit. Per això, vam tendir la mà a la resta de partits que formen la corporació. Ni La Vall ens Uneix, ni el Partit Popular ni Compromís han mirat el seu melic partidista i podem dir, sense por a equivocar-nos, que hem estat a l’altura del moment històric que ens ha tocat viure.

Aquest pressupost és de totes i tots. Vull que sàpiga la ciutadania que ha estat senzill arribar a un acord. Pràcticament en una sola reunió i un parell de telefonades hem aconseguit pactar un pressupost que arriba als 42,1 milions d’euros, la xifra més elevada en tota la història, i sobretot que ho fa augmentant les partides socials sense apujar impostos i amb el major consens possible. Estem davant d’un pressupost expansiu, verd i social. Som conscients que les tres forces polítiques tenim legitimes diferències, però hem sabut aparcar-les en aquest moment crucial i posar per damunt el que ens uneix: l’estima a Ontinyent.

Aquest acord històric marca el rumb de la ciutat per als propers anys i ens permetrà doblegar la doble corba sanitària i social de la pandèmia. Som conscients de l’esforç que suposarà gestionar el major pressupost de la història de la ciutat, però estem convençuts que amb el nostre esforç i la responsabilitat de la ciutadania enfrontarem el futur amb solvència. Durant el 2021, no sols anem a posar en marxa el programa Ontinyent evoluciona amb Europa o continuar treballant en el projecte del barri de la Cantereria, sinó que també iniciarem la reforma de la plaça la Concepció, del Pont Vell o de les muralles. A més, mantindrem els xecs Tornem Junts i el Pla d’Obres i Serveis per promoure l’activitat de les empreses locals de la construcció i subministrament. D’altra banda, crearem un anell ciclopeatonal i posarem en marxa el primer sistema de préstec de bicicletes elèctriques.

Tampoc anem a deixar d’invertir en millorar les condicions de vida de la nostra gent i continuarem protegint als sectors més vulnerables i invertir en sectors clau com la cultura, l’educació i l’esport. Des de la Vall Ens Uneix, des del Govern, seguirem deixant-nos la pell perquè ningú no es quede al camí i perquè Ontinyent no perda l’espenta i el vigor amb què està afrontant aquests moments de tanta incertesa. I en aquest camí sabem que comptem amb el suport i l’alè de tot el poble d’Ontinyent.