Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marcos Sanchis da un paso al frente para liderar el futuro PP de Xàtiva

En 2019 tocaron fondo pero en 2023 «seremos alternativa» de gobierno, asegura

Marcos Sanchis, ayer en el Jardí del Bes de Xàtiva. | LEVANTE-EMV

Marcos Sanchis, ayer en el Jardí del Bes de Xàtiva. | LEVANTE-EMV

Electoralmente, el PP de Xàtiva no levanta cabeza desde 2015. En la elecciones a las que Alfonso Rus se presentó noqueado por las acusaciones de corrupción, los populares se dejaron seis de sus once concejales y protagonizaron una sangría de votos de más de 5.000 papeletas. Pero en 2019, ya sin el que fue alcalde de Xàtiva durante veinte años, la cosa fue a peor. Con diez concejales menos que en sus momentos de mayor gloria (1999-2003), Marcos Sanchis (Xàtiva, 1979) quiere liderar el futuro PP, uno que se acerque si no a las posiciones de liderazgo supremo de antaño, sí al menos a ser un partido con opciones de gobernar.

El aspirante huye de sus lazos con el pasado. De hecho, dirige desde 2015 la gestora surgida tras la debacle de Rus. Pero Sanchis fue concejal con él (2007-2011) y director general del IVAJ cuando gobernaban sus siglas, por lo que su figura es difícil de disociar de aquel estilo de gestión. «Vamos a saber conectar mejor con la gente y vamos a tratar de solucionar sus problemas, de escucharles», asegura.

El PP de la provincia convocó la pasada semana 125 congresos locales. De ellos, 33 serán en la Costera, la Canal y la Vall d’Albaida. Y entre ellos, el de Xàtiva, donde el partido —como en muchos otros sitios— funciona con una gestora desde hace años. A efectos públicos, el partido solo tiene el escaparate del grupo municipal. Y en los últimos meses, tanto Mª José Pla (portavoz) como Sanchis o Eduardo Llopis, también regidor, han redoblado esfuerzos para que el PP se escuche más y deje de ser la fuerza casi marginal que fue en 2015-2019 frente a un bloque de izquierdas con 15 de los 21 concejales o el peor representado desde 1995, con solo cuatro regidores en la actualidad: los citados Pla, Sanchis y Llopis más Pilar García Morell.

«Aún no tenemos fecha [los congresos serán del 25 de enero al 21 de febrero] pero ya he mostrado mi predisposición a ser candidato a la presidencia local, sí. Cuento con el apoyo de la gestora actual, del grupo municipal y de gran parte de la militancia en Xàtiva», asegura el edil. «Voy a dar ese paso; voy a tomar las riendas del partido con el objetivo principal de convertirlo en un partido cercano, accesible y con empatía con la ciudadanía», insiste el dirigente popular.

El único reproche de Sanchis hacia el pasado ultrapresidencialista de Rus se lee entre líneas. «Vamos a trasladar nuestra sede a la calle: que esté abierta a todos. Vamos a hablar con todos, a escuchar a todos», dice, en un mensaje que se contrapone al de la época en que la gestión municipal y el partido no tenían otra directriz que la de su defenestrado dirigente.

«Nuestro principal objetivo es que en 2023 el Partido Popular sea una alternativa creíble para la alcaldía de Xàtiva», sentencia Sanchis. «Me siento con la ilusión del primer día pero con la experiencia acumulada durante todos estos años tanto en el partido como en la gestión. Mi objetivo —insiste— es que conectemos con la ciudadanía, con los problemas que tiene, y que el partido sea parte de la solución y no del problema. Vamos a crear un grupo con muchas ganas: no nos creemos los más listos pero sí que puedo garantizar que seremos los que más escuchemos; los más cercanos y los que más empaticen con la gente», asegura.

Objetivo: la alcaldía

Ser presidente del partido no es, en todo caso, ser el candidato a la alcaldía. Aunque se le parece. Sanchis elude ese momento; ya llegará, dice. Pero deja caer críticas sobre un tipo de gestión, la del actual primer edil, el socialista Roger Cerdà, y contrapone la que él haría de ser alcalde. «Con el del señor Cerdà tenemos un gobierno sordo, soberbio e indiferente a muchos de los problemas de la gente. Y el mensaje que nosotros queremos trasladar es: trabajo, trabajo y más trabajo; siempre escuchando a la gente. A eso me puedo comprometer».

Compartir el artículo

stats