Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consistorio de Ontinyent, "convencido" de que la clase de pilates de la EPA era legal

El concejal de Educació Òscar Borrell traslada que los servicios jurídicos locales han corroborado que la actividad se encuadra en el programa educativo

Entrada al edificio de la EPA Sant Carles de Ontinyent | PERALES IBORRA

Entrada al edificio de la EPA Sant Carles de Ontinyent | PERALES IBORRA

El Ayuntamiento de Ontinyent está convencido de la legalidad de las clases de pilates de la Escola Pública d’Adults Sant Carles que fue objeto de denuncia el pasado lunes; de hecho, achacan la intervención policial a un «malentendido». En estos términos se expresaba ayer el regidor de Educació de la localidad, Òscar Borrell, que informó que los servicios jurídicos del consistorio han corroborado que las actividades deportivas que lleva a cabo la EPA se encuadran, como parte de la programación educativa del centro, dentro de las excepciones al decreto que se impuso en la Comunitat Valenciana el pasado 21 de enero: «La normativa es clara, puede desarrollarse cualquier actividad que tengas aprobada en el plan de estudios», insistió Borrell.

El regidor señalaba, por otro lado, que han de ser la Conselleria d’Educació y la propia EPA los organismos que formulen las alegaciones pertinentes ante la denuncia, como organizadores de la actividad. El ayuntamiento tan solo es, en este caso, el titular del aula en la que se celebran las clases de pilates, un edificio auxiliar cercano al edificio de la EPA Sant Carles. «El director del centro, Juan Antonio Soler, ya ha pedido a la Conselleria que interpele en el caso. Por nuestra parte tan solo hemos comprobado, y así se lo hemos comunicado, que las actividades que han sido objeto de denuncia se pueden desarrollar y están ajustadas a normativa», expresó Borrell.

Una «confusión»

«Al final, si en un instituto están jugando a futbito en el patio, la policía no va a acudir y a decirles que no pueden hacerlo. En este caso, es lo mismo», comparaba el regidor de Educació ontinyentí. Por ello, opinaba que los agentes de la Policía Nacional irrumpirían en el centro motivados por una «confusión», desconociendo que el aula en la que se desarrollaba la clase de pilates formaba parte de la Escola d’Adults.

Asimismo, Borrell también opinaba —«desde una perspectiva quizá optimista», añadía— que el aviso particular que movió la actuación policial tampoco debía conocer que las clases de pilates eran de alumnos y alumnas de la EPA Sant Carles: «Verían un local y a gente haciendo deporte, y lo denunciarían a la policía, sin ninguna mala intención contra la Escola d’Adults», expresó. «Entendemos que los gimnasios están pasando por una situación complicada. Si pasan, y ven la actividad sin saber que está regulada... Es normal que lo denuncien», concluyó el regidor.

Compartir el artículo

stats