Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aparece una pintada en el mirador de Ponent

Otras pintadas también han aparecido en Sant Feliu y el entorno de la Nevera

Pintada en el muro de la Porta de Ponent del castillo de Xàtiva, en una imagen de ayer. | PERALES IBORRA

Pintada en el muro de la Porta de Ponent del castillo de Xàtiva, en una imagen de ayer. | PERALES IBORRA

Pintada en una cueva próxima a la Nevera, en el entorno del castillo. | P. IBORRA

Nueva agresión al patrimonio de Xàtiva. Unas nuevas pintadas han aparecido en el entorno del Castell, en el mirador de la Porta de Ponent, así como en una columna de la iglesia de Sant Feliu y en una cueva próxima a la zona de la Nevera. Espacios protegidos y escondidos, fuera de las miradas ajenas y, algunos casos, de difícil acceso en el que se están «refugiando» grupos de jóvenes ante el cierre de los lugares de ocio de la ciudad. Muchos jóvenes están saliendo a estos espacios naturales, que también han visto como aumenta la suciedad, con desperdicios, restos de comida y bebida, residuos y desechos.

En el muro del mirador de Ponent, cerca de la Cova dels Coloms, ha aparecido una pintada en la que puede leerse «eres mi mundo» con espray negro, tachada con espray de color morado. Además, también hay una pintada en una de las columnas romanas de la iglesia de Sant Feliu y otra, con varias inscripciones y nombres en una cueva próxima a la Nevera del entorno del castillo.

En estos espacios, declarados, como todo el conjunto del Castell, como Bien de Interés Cultural (BIC), no es la primera vez que aparecen pintadas. En otras ocasiones han aparecido pintadas en el Bellveret, Sant Feliu, Sant Josep, las murallas o en otros parajes de Xàtiva como el Portet, en la Serra Vernissa. El año pasado apareció un grafiti de gran tamaño en la muralla de Llevant, acto que fue denunciado ya por el consistorio, que expuso la gravedad de estas agresiones al patrimonio de la ciudad.

La concejala de Cultura, Raquel Caballero, reiteraba ayer la denuncia a este vandalismo, que reprobaba como «una falta de respeto y consideración hacia nuestro patrimonio». Aludía al aumento de la presencia de jóvenes en estos entornos como consecuencia de la pandemia y ponía de manifiesto la «falta de conciencia» sobre el valor del patrimonio. Caballero reflexionaba sobre la necesidad de realizar campañas de concienciación en el ámbito de la educación para que se respete el patrimonio. Y barajaba la realización de «campañas entre la juventud y en colegios e institutos para que los jóvenes tomen consciencia de que hay que respetar un patrimonio que es único. Nuestro castillo y su entorno, son únicos. Hay que cuidar y concienciar de ese cuidado sobre un patrimonio que es de todos», manifestaba ayer a Levante-EMV.

La regidora de Cultura también subrayaba el coste de limpieza de estas pintadas. Señalaba que al tratarse de elementos protegidos no se pueden aplicar productos químicos, ya que dañarían y erosionarían más la superficie, por lo que se necesita «un martillo especial para ir retirando poco a poco la pintada, en un proceso que es muy costoso». Recordaba que limpiar el grafiti que apareció hace un año en la muralla de Llevant costó unos 5.000 euros. Un importe similar podría suponer para las arcas municipales limpiar esta pintada fruto de este acto vandálico.

Compartir el artículo

stats