Ontinyent sigue con su apuesta por ganar espacio para el peatón. La última actuación en este sentido es la reurbanización del tramo de la calle Pintor Segrelles, unas obras que finalizan esta semana después de cinco meses de obras, desde el pasado mes de septiembre. La actuación es la segunda fase de la reurbanización de esta vía del barrio de Sant Josep, que duplica el espacio para los viandantes en el tramo entre las calles José Iranzo y Música Casanova.

La intervención, ejecutada por la empresa Construcciones Francés, ha tenido un presupuesto de 324.000 euros, de los que 110.000 han sido aportados por la Generalitat Valenciana a través del Ivace, y el resto han sido fondos municipales del Pla d’Eficiència Urbana. Las obras dan continuidad a las ejecutadas la legislatura pasada en Pintor Segrelles en el cruce con Martínez Valls y José Iranzo.

La obra ha permitido duplicar la amplitud de las aceras hasta los tres metros; paso a estacionamiento en cordón; renovación del pavimento; la sustitución y mejora del mobiliario urbano y del alumbrado público; y nuevos elementos de jardinería, entre otros.

El alcalde, Jorge Rodríguez, visitó ayer las obras con los regidores Joan Sanchis y Manuel Cuesta y representantes de la Associació Veïnal de Sant Josep. Rodríguez resaltaba la actuación como «modelo de la apuesta por mejorar las calles para que sean disfrutados por las personas». La vicepresidenta de la asociación, Dolors Alsina, valoraba «muy positivamente» la obra. Este fin de semana se abrirá al tráfico la renovada calle.