30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En Onda

mejor momento

mejor momento

mejor momento

El Olímpic está en el mejor momento de la temporada: la categoría está casi asegurada y visto lo visto en los últimos partidos no se renuncia a nada. Pero estamos cabreados. Atrás han quedado las dudas sobre cómo se juega o quién juega. Berna Ballester ha logrado que el Olímpic sea un equipo reconocible sobre el terreno de juego, que casi me sepa (y en mí es todo un logro) el once y los cambios habituales. Pero estamos cabreados.

El club no pide dinero a los socios o aficionados pero, entiendo que no sin dificultad, va sacando adelante la temporada. Pero estamos cabreados.

¿Y por qué la felicidad no es completa? Pues en parte porque está en nuestra naturaleza humana ser inconformistas y en otra parte porque la pandemia ha dejado fuera de la Murta a aficionados y socios. Y eso empieza a doler.

Por eso sería justo que unos y otros cedieran un poco. Que desde el club se intentara dar protagonismo a los socios, mejorando, por ejemplo, la retransmisión de los partidos, que hubiera máxima transparencia sobre quién accede a la Murta en día de partido, que hubiera algún anuncio sobre cómo se compensará al socio por no haber podido acudir al campo. Que desde los aficionados se tuviera un poco más de comprensión y paciencia pues las medidas restrictivas no las impone el club, y porque, de momento, la temporada se está salvando, lo que, visto lo visto, casi es un milagro. Juntos mejor que separados.

Si mañana ganamos y pierde el Intercity, ahí estaremos, con opciones de jugar por el ascenso directo. Ya sé que no debo mirarlo así, pero es lo que me ha dicho Elías, que igual que piensa en descensos lo hace en ascensos. Toca ahora lo segundo.

Compartir el artículo

stats