Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

DES DELS ALFORINS

Un Regalo para la vista

Un Regalo para la vista

Un Regalo para la vista

En esta época del año que se acerca la primavera, el paisaje de Fontanars dels Alforins es un auténtico regalo para la vista. Los almendros están en flor y los campos de cereal, verdean, augurando una buena cosecha. Agricultores valientes que a pesar de los bajos precios que perciben por sus productos siguen sembrando y cultivando los campos. La viña en breve comenzará su ciclo vegetativo y nos ofrecerá todo su esplendor.

Fontanars dels Alforins es tierra de cultivos: cereal, almendros, olivos, se despliegan en un entrono privilegiado, pero, sobre todo, viñedos. Su excelente climatología y el trabajo de cientos de agricultores, bodegueros y viticultores hacen de esta tierra una referencia enológica que traspasa fronteras. El vino de Fontanars dels Alforins y de sus vecinos Moixent y La Font de la Figuera están cada vez más reconocidos a nivel internacional. Un trabajo que se ha ido haciendo poco a poco y que ha culminado con bodegas de reconocido prestigio como Bodegas Rafael Cambra, Javi Revert, el Celler del Roure, Bodegas Antonio Arráez, Cooperativa La Viña, Filoxera & Cía, Daniel Belda o bodegas Los Pinos.

Caminar por sus campos y veredas, por sus frondosos bosques, disfrutando de lo maravillosa que es la naturaleza no tiene precio. Somos unos afortunados y muchas veces no nos damos cuenta de ello ni lo apreciamos lo suficiente. Damos por hecho cosas que no lo son. Si la pandemia ha servido de algo es para darnos cuenta de que la vida es un regalo que hay que vivir día a día.

Mientras escribo estas líneas empiezan a caer las primeras gotas. Llevábamos tiempo esperándolas porque arrastramos meses de sequía. El olor a tierra húmeda se entremezcla con esa espesa capa de niebla que recorre el cielo nebuloso. Me gusta esta tierra en la que vivo, alejada del bullicio de la gran ciudad. Los amantes de la tranquilidad lo agradecemos enormemente. Es un remanso de paz. Bajas al pueblo y no tienes que preocuparte de buscar un sitio donde aparcar ni siquiera es necesario quitar las llaves del coche. Puedes dejar tranquilamente las bolsas de la compra sin temor a que te las roben. Prueba a hacerlo en València y veras lo que te duran las bolsas y el coche.

Las ventajas de vivir en un pueblo como Fontanars dels Alforins son muchas. Una cosa que echaba de menos cuando vivía en València es que no se saluda nadie, salvo los vecinos de la misma comunidad y no siempre. Aquí vas al pueblo y raro es la persona que no te saluda cuando te cruzas con ella. Y otra cosa que me gusta de los pueblos son las noches a la fresca en verano. La gente sale a la puerta de su casa con su silla a fer la xarraeta y a respirar un poco de aire puro.

Compartir el artículo

stats