Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ontinyent implantará la recogida puerta a puerta selectiva para toda la ciudad

El consistorio prevé aprobar la semana que viene el nuevo Pla de Residus, que introducirá el nuevo sistema - Será la primera ciudad española en adoptar el modelo en todo el término

Operario de la concesionaria de la recogida de basuras, que ahora se separarán en origen | LEVANTE-EMV

Operario de la concesionaria de la recogida de basuras, que ahora se separarán en origen | LEVANTE-EMV

El Ayuntamiento de Ontinyent aprobará en su próximo pleno municipal, el 31 de marzo, su renovado Pla Local de Residus, que cambiará completamente la forma en que la capital de la Vall d’Albaida gestiona sus basuras. Y es que la aprobación de este plan supondrá la puesta en marcha de la recogida separada y puerta a puerta en todo la ciudad, convirtiendo a Ontinyent en la primera localidad de más de 30.000 habitantes de toda España que implanta este sistema. La estrategia responde a la necesidad de adaptarse a los estrictos objetivos de generación de residuos que marcan las leyes europeas y las directrices aplicadas en la Comunitat Valenciana; de cumplir con los plazos, la población de Ontinyent podrá adelantarse y alcanzar los objetivos de residuos antes de lo previsto. El horizonte del año 2026 marca un objetivo del 70 % de los residuos tratados de manera separada, y unos porcentajes de impropios —las basuras intratables— inferiores al 20 % en envases ligeros y al 5 % en los biorresiduos.

Pero hasta entonces queda aún un lustro, en el que la capital de la Vall d’Albaida ha de pasar por un proceso de readaptación de la mano del nuevo plan local de residuos. La estrategia bebe del informe que el ayuntamiento realizó hace dos años, en 2019, para obtener un análisis de la realidad local en materia de gestión de residuos y dilucidar cuál era el modelo más idóneo para poner en práctica en la ciudad. Este estudio designó el sistema de recogida separada puerta a puerta, que Ontinyent ya aplica en algunas zonas para la recogida de basura. «Este hecho es en cierta manera una ventaja que facilita la puesta en marcha del nuevo sistema. Las líneas e itinerarios de recogida de los camiones ya están determinados. Y la ciudadanía cuenta con cierta cultura de dejar los residuos a la puerta de casa», explicaba a este periódico Sayo Gandia, concejal de Sostenibilitat del consistorio ontinyentí.

Lo que implicará el nuevo plan de residuos será, en síntesis, la llegada de la recogida diferenciada, aplicando un calendario que separará por días la tipología de los restos que se habrán de depositar a la puerta de casa. Se trata de un sistema ya en uso en algunos barrios de ciudades y en localidades más pequeñas —la vecina Bocairent lo puso en marcha hace unos meses para su barrio medieval—; Ontinyent, por su parte, será la primera ciudad que lo aplique para toda la población. Según detalló Gandia, en el casco urbano se recogerán las bolsas a las puertas de sus casas finca en contenedores especiales que se repartirán a cada finca, mientras que el extenso diseminado de Ontinyent se zonificará para instalar islas cerradas, solo accesibles para los vecinos del espacio en cuestión —mediante una tarjeta de identificación—, en las que podrán depositar sus residuos siguiendo el calendario de recogida.

De 1,2 a 2,4 millones

La aprobación del plan de residuos en el próximo pleno municipal abrirá un periodo de adaptación, durante el que el consistorio municipal trabajará sobre la concienciación ciudadana para adaptarse a la nueva recogida al tiempo que elabora y rubrica el contrato para la recogida, hasta que en otoño del 2023 ésta se ponga plenamente en marcha. El consistorio prevé que el coste del servicio general de recogida se incremente desde los 1,2 millones actuales —de los que la tasa de basuras solo cubre el 70 %, tal y como informó este diario— hasta los 2,4 millones, el doble. Sayo Gandia trasladaba sobre este incremento que el consistorio espera que pueda cubrirse con la reducción de los recibos del COR y de Ecoembes que se deriven de aumentar los índices de reciclaje: «Desde los ayuntamientos estamos apretando al Consorci para que posibilite esta rebaja. Por el momento, no podemos decir si el consistorio habrá de asumir un coste extra, o si repercutirá en el precio. Una vez aprobemos el Pla, trabajaremos sobre esto», avanzaba la concejal. Para ello será vital, según subrayaba la misma Gandia, que la ciudadanía cumpla con el papel que le reserva el sistema de recogida diferenciada, la separación de residuos en sus casas. «Se trata, al cabo, de un proyecto de ciudad. Hay que cambiar el chip, y el Pla Local de Residus busca poner los medios para recorrer este camino», concluyó.

El ayuntamiento busca la ayuda de los colectivos vecinales

En la elaboración del nuevo Pla Local de Residus se ha contado con la colaboración de asociaciones vecinales de distintos barrios de Ontinyent, que han podido aportar al documento final diversas propuestas. Ahora, de cara a la puesta en marcha de la recogida selectiva, el consistorio prevé reunirse con colectivos de la ciudad para estudiar el desarrollo del plan. «Es necesaria mucha pedagogía. Hablaremos con colectivos amplios, como la asociación de empresarios o la de amas de casa, para que ayuden en esta tarea desde la primera línea», explicó la regidora Sayo Gandia.

En la misma tarea de asegurar la colaboración vecinal y su concienciación de cara a la puesta en marcha de la recogida selectiva, el Pla incluye la implantación de la figura de educador ambiental, un profesional que se dedicará a asesorar a la ciudadanía sobre todo lo relacionado con la renovación de la gestión de residuos.

Compartir el artículo

stats