Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navarrés reivindica las garantías de sus terrenos frente a las eléctricas

El ayuntamiento asegura que las tierras incluidas en el Plan Campo de la Luz cuentan con una protección de la que no disponen en otras localidades, frente a «cualquier tipo de expropiación»

Finca de David Pardo y Salvador Martínez, uno de los terrenos tanteados por empresas eléctricas | PERALES IBORRA

El Ayuntamiento de Navarrés reivindicó ayer el valor del Plan Especial Campo de la Luz como dique de contención frente a las presiones de las empresas eléctricas sobre los agricultores del municipio, unos testimonios que este periódico recogió en su edición de ayer. Desde el consistorio subrayaron que dicho plan del que el mismo ayuntamiento es promotor incluye una serie de cláusulas de protección sobre las propiedades de los agricultores que no existen en otros municipios o incluso en otros terrenos del término de Navarrés. El gobierno de la localidad trasladaba, así, que estas garantías fueron desgranadas ante los mismos propietarios en un encuentro entre representantes de la Conselleria de Medi Ambient, del ayuntamiento y de los agricultores de Navarrés, quienes se negaron en redondo ante la posibilidad de echar atrás el citado Plan Campo de la Luz.

«Pasarían a ser tierras agrícolas estándar, sin ningún tipo de protección. Con este proyecto, en cambio, pueden tener la seguridad de que las tierras no van a serles expropiadas», verbalizaba Estela Darocas, alcaldesa de Navarrés, en declaraciones para este diario. La munícipe recordaba a este respecto que el plan cuenta con una cláusula añadida a petición de la misma Conselleria de Medi Ambient, que impide «cualquier tipo de expropiación a propietarios que no quieran vender», según sus palabras. A este punto, Darocas añadía otro condicionante del Plan como protección extra frente a las eléctricas: la obligación de contar con una superficie mínima de 50.000 metros cuadrados para otorgar una licencia de obra para instalar la explotación fotovoltaica. «Otorga capacidad de acción a los agricultores, ya que pueden adquirir terrenos estratégicos para que la empresa en cuestión no llegue a los 50.000 metros cuadrados necesarios», aducía Estela Darocas, que añadía que en otros puntos de Navarrés, no contemplados en el Plan, «se van a realizar instalaciones sobre terrenos de solo 10.000 metros cuadrados».

La contingencia de que sea el Gobierno central el que declare la zona como Bien de Interés General, lo que dejaría sin validez los decretos del Plan Campo de la Luz y abriría la posibilidad de que tengan lugar expropiaciones, sigue existiendo; dicho extremo, por otro lado, supondría un choque de criterios entre el Ministerio y la Conselleria, que presumiblemente se erigiría en entidad defensora de los propietarios de Navarrés. «En cualquier caso, el Plan supone una protección mayor que la que se tiene en otros suelos», subrayaba la alcaldesa.

El consistorio de Navarrés sigue en contacto con los propietarios de las fincas agrícolas afectadas por el Plan Campo de la Luz, y les ha instado a redactar una misiva para la Conselleria de Medi Ambient con todas sus dudas y sugerencias al respecto del mismo. «Así podrán tener por escrito todas las protecciones y derechos que el documento les brinda», expresó la alcaldesa. Cabe recordar que este Plan fue puesto en marcha en 2010, por el anterior gobierno local, pero no fue aprobado en su versión defintiva hasta hace dos años, en 2019.

Una empresa de plásticos adquiere la vieja fábrica de Lois y abre una bolsa de empleo

Con independencia de la marcha de los proyectos de explotación eléctrica que sobrevuelan por Navarrés, la localidad de la Canal va a ver puesta en marcha otra iniciativa empresarial de relevancia. Una empresa de tratamiento de plásticos ha adquirido recientemente la antigua fábrica de tela vaquera de Lois, vacía desde hace años, para poner en marcha una nueva explotación. El Ayuntamiento de Navarrés ha difundido una bolsa de empleo que la empresa ya ha abierto, para arrancar la producción lo antes posible.

Cerca de la mitad del suelo de la fábrica estaba calificado como zona deportiva, lo que hasta ahora había complicado su reapertura. Tras seis años de trámites, el consistorio pudo completar la recalificación, con vistas a dividir el solar para facilitar su venta. La empresa de plásticos, finalmente, ha adquirido todo el terreno. Estela Darocas celebraba ayer la llegada de esta nueva industria como una magnífica noticia para Navarrés».

Compartir el artículo

stats