Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xàtiva ya prepara una Fira d’Agost «diferente» para este verano

Renuevan los contratos de servicios

Visitantes paseando por la feria de Xàtiva, en una imagen de 2019 | PERALES IBORRA

Visitantes paseando por la feria de Xàtiva, en una imagen de 2019 | PERALES IBORRA

Faltan más de cuatro meses para la fecha del inicio de la Fira d’Agost de Xàtiva, pero el ayuntamiento ya piensa en la posible programación a celebrar, teniendo en cuenta, eso sí, la situación de la pandemia. Una Fira sin masificaciones —la celebración prepandémica, con multitud de visitantes, es inviable aún—, pero con más programación que la del año pasado, que ante la crisis sanitaria se limitó al disparo de un castillo de fuegos artificiales y una exposición. El alcalde, Roger Cerdà, mantuvo anteayer una reunión con técnicos y personal municipal que trabaja en la organización de la feria para abordar la renovación de los contratos de servicios y suministros vinculados con el gran evento festivo de la ciudad y que vencen este año, y el encuentro se aprovechó para tratar la posibilidad de la celebración de la feria del próximo mes de agosto. Una primera reunión para planificar la organización de la Fira 2021.

«No hay nada definido aún», indican fuentes de alcaldía, que recalcan que «en caso de que se organice algo, será con la máxima prudencia, poniendo por delante la seguridad y la salud». Pero se está trabajando en una programación cultural con actividades en las que se pueda controlar el acceso, con aforo reducido, con reservas previas y sin actos masivos, avanzan. Desde el consistorio, preguntados por Levante-EMV, insisten en que «no hay nada concreto», pero aseguran que «algo habrá». Una programación, señalan, que se asemeje a la que se celebra en las Nits a la Fresca, en cuando a las condiciones de los actos organizados: al aire libre, con el público sentado (que permitiría mantener las distancias de seguridad exigidas con la distribución de los asientos) y con aforo limitado. Además, los actos que se programen requerirán de la adquisición o reserva de la entrada o invitación previa, para controlar el número de asistentes, ya que las actividades que se lleven a cabo «no serán abiertas al público», recalcan las mismas fuentes.

La situación de la pandemia de la covid-19 del año pasado, con un verano con fases de desescalada tras el confinamiento y el estado de alarma, motivaron que Xàtiva se quedara sin Fira por primera vez en los últimos 82 años. Aunque el ayuntamiento quiso recordar la festividad con un acto simbólico, el disparo de un castillo de fuegos artificiales la noche del 14 al 15 de agosto, coincidiendo con la noche de la inauguración de la Fira. La pirotecnia Caballer disparó el castillo desde el aparcamiento del pabellón Francisco Ballester, un punto estratégico para que pudiera verse desde cualquier rincón de la ciudad y evitar que la ciudadanía se concentrara en un espacio para observar el disparo. El lugar escogido permitió incluso ver el castillo desde municipios cercanos como la Llosa de Ranes, la Granja de la Costera o Rotglà i Corberà. El año pasado también se organizó en el Museu de Belles Arts-Casa de l’Ensenyança una exposición de carteles originales de la Fira que reunió ejemplares antiguos y actuales, con obras desde finales del siglo XIX.

Servicios y suministros

En la reunión entre Cerdà y el personal municipal encargado de la organización de la feria se aprobó la renovación de contratos de servicios y suministros para el evento ferial, contratos que se realizan por periodos de cuatro años y que, en algunos casos vencen este 2021. Servicios como el de electricidad para el recinto ferial, suministro de agua o control y vigilancia de accesos del espacio de la feria, entre otros.

Xàtiva prepara así una Fira d’Agost «diferente» para este 2021, pero Fira. Sin actos masivos y adaptada a la situación sanitaria, pero para la que ya se contempla una celebración que avive la ilusión de los setabenses por la gran fiesta de la ciudad.

Compartir el artículo

stats