El Ayuntamiento de Ontinyent investiga la presencia de restos del Paleolítico en el abrigo de l’Hedra, situado en la Sierra de la Solana. Los trabajos de arqueología se están llevando a cabo en dos zonas: la cueva y el propio abrigo de l’Hedra. En este último, las excavaciones han sacado a la luz las primeras piezas que corresponderían a la época del Paleolítico Superior y que se hallaban in situ. En la cueva, la labor se centra en localizar el sedimento original de las acumulaciones antiguas, dado que hasta el momento los hallazgos son de sedimento posterior como consecuencia de la actuación humana.

Ahora, los trabajos de investigación, financiados por el consistorio, se centran en determinar en los próximos días si los antepasados que habitaban en el enclave durante el Paleolítico Superior eran sedentarios o, por el contrario y bajo una época de neolitización, nómadas.

Las excavaciones se encuentran bajo la dirección del arqueólogo municipal, Agustí Ribera, y las doctoras en prehistória de la Universidad de Valencia, Margarita Vadillo y Cristina Real. «La cantidad y el tipo de material que podemos encontrar en los próximos días nos permitirán determinar si eran antepasados con una actitud más estable o nómadas», avanzaban ayer ambas investigadoras.

Esta semana, el regidor de Biblioteca y Museos, Ferran Gandia, y el regidor de Cultura, Alejandro Borrell, visitaban en representación del Ayuntamiento de Ontinyent la zona del enclave para observar la evolución de los primeros días de trabajo. Ferran Gandia destacaba que esta investigación «nos permitirá acercarnos y saber más sobre cómo habitaban nuestros antepasados» y ponía en valor la apuesta del ayuntamiento para impulsar una investigación científica «que vistos los primeros hallazgos, tendrán una repercusión positiva a nivel académico, pero también para la ciudad, donde la ciudadanía y visitantes en un futuro podrán conocer más sobre este yacimiento arqueológico», concluía el edil.

Un taller lítico podría ser el origen del asentamiento

Margarita Vadillo, arqueóloga y directora de la excavación, ha destacado a Levante-EMV el carácter multidisciplinar del estudio: «Hemos descubierto restos de industria lítica y de fauna extinta como el uro, el antepasado del toro». La doctora afirma haber descubierto útiles de piedra y lo más importante, restos de talla o fabricación llamados «núcleos», lo que apunta a considerar al abrigo de l’Hedra en Ontinyent como un antiguo taller lítico. «Todo esto es preliminar y se estudiará en el laboratorio para contextualizar el yacimiento», concluye.