Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una macrogranja solar afectará al paisaje del Castillo de Montesa

Al proyecto fotovoltaico Almansa I le seguirán unas infraestructuras mucho mayores de lo que se concebía en un primer momento

Vista del Castillo de Montesa desde el norte, zona que albergará una explotación de 300 mW | PERALES IBORRA

El anteproyecto del Parque Solar Fotovoltaico Almansa I ha destapado la afectación que las infraestructuras fotovoltaicas tendrán sobre el territorio de la Costera unos efectos mucho más graves de lo que se consideraba en primer término. El primer borrador del proyecto de esta infraestructura contempla la instalación de un enorme granja de placas fotovoltaicas en el término de Montesa a cargo de terceras empresas, una explotación que invadirá todo el paisaje al norte de su reconocido castillo. A ello se le añaden los ítems previstos por Almansa I: la construcción de una segunda subestación y el tendido eléctrico de conexión de ambas instalaciones, con torres de alta tensión de setenta metros de altura. Unos proyectos ante los cuales el consistorio ya ha empezado a movilizar a la población para plantar batalla. «Estamos apostando por un turismo muy específico, de patrimonio y paisajístico. Y estas instalaciones eléctricas pueden reventar nuestro proyecto. Entristece muchísimo la posibilidad de que puedas estar en el castillo y todo lo que veas sean placas solares», lamentaba a este diario la alcaldesa de la localidad, Analía Juan.

De hacerse realidad todas las infraestructuras contempladas en el anteproyecto, Montesa quedaría como la localidad peor parada de los municipios de la mitad oeste de la comarca de la Costera. Y, sin embargo, el consistorio no había recibido comunicación alguna al respecto, más allá de las asociadas al Proyecto Fotovoltaico Almansa I que la misma empresa promotora se encargó de trasladar: «El pasado 9 de abril la Delegación del Gobierno tan solo nos informó que teníamos un mes para presentar alegaciones a este proyecto. Pero no nos habían comunicado absolutamente nada antes», explicaba Juan. En un principio, se prevía que la infraestructura, en el marco de Montesa, tan solo aprovecharía la subestación eléctrica que ya está actualmente en obras y que es propiedad de ADIF. El estudio del documento supuso una sorpresa desagradable, al sacar a la luz el verdadero alcance de las construcciones contempladas. «Hemos tenido que desgranarlo, contactar con un ingeniero industrial y que realice un informe de impacto para conocerlo», añadía la munícipe de Montesa. El carácter de nocturnidad y alevosía con que estas instalaciones ha caído sobre Montesa no hace más que aumentar la indignación de la localidad.

Según el extracto del anteproyecto del parque energético, la granja fotovoltaica prevista en Montesa estará dividida en tres parques solares diferenciados que se extenderán en forma de ‘T’ desde la parte posterior del Castillo de Montesa hasta la otra ladera de la montaña que separa este municipio y Enguera, en la Canal de Navarrés (aunque sin invadir su territorio). A partir de esta planta se prevé construir una línea de alta tensión que dividirá el término en su camino hacia la subestación eléctrica, una segunda a añadir a la que ya se está construyendo en el municipio. Desde dicho punto se desarrollaría la línea que atravesará la Costera por Vallada, Moixent y la Font de la Figuera hasta Almansa.

«No estamos en contra de este tipo de explotaciones», señalaba Juan, «pero hay que explorar alternativas que no supongan crear un parque tan bestia al lado de nuestros pueblos». Tras emitir ante la empresa tras el proyecto un informe de incompatibilidad urbanística —«choca con nuestro plan general»—, el pasado jueves el ayuntamiento puso en conocimiento del Consell Agrari Municipal y del resto de grupos políticos municipales el alcance del proyecto que se cierne sobre Montesa. «Tememos que se declare un plan de utilidad pública, lo que nos quitaría toda competencia», señaló Juan, «pero de momento hemos acordado que presentaremos alegaciones». Cuando termine el plazo, la suerte estará echada para el paisaje de Montesa y la Costera.

Reunión entre las cuatro poblaciones el próximo lunes

«Ya nos hemos puesto en contacto con los alcaldes de las otras poblaciones afectadas. Nos uniremos a cuanta reivindicación realicen», anunciaba ayer en declaraciones a este diario la alcaldesa Analía Juan. Hasta ahora el ayuntamiento habían mantenido al margen por desconocer cómo afectaría el proyecto a la localidad, pero una vez conocida la afectación han decidido sumarse al frente común que ya han plantado Vallada, Moixent y la Font de la Figuera. El próximo lunes los cuatro municipios celebrarán un encuentro para acordar sus próximas acciones.

Compartir el artículo

stats