30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Font recupera el acuífero del Corbí doce años después

Los análisis muestran que el agua vuelve a ser apta para el consumo humano y el consistorio espera luz verde de Sanitat para reabrir la red

Depósito en la Font de la Figuera, en una foto de archivo | PERALES IBORRA

Depósito en la Font de la Figuera, en una foto de archivo | PERALES IBORRA

Más de una década después de que el exceso de contaminación impidiese su utilización para el consumo humano, la Font de la Figuera podría recuperar por fin el acuífero del Corbí para enriquecer la red municipal. Las últimas analíticas realizadas en sus aguas confirman que ya son aptas para el consumo humano, por lo que el Ayuntamiento de la Font de la Figuera ya ha pedido la ratificación de la Conselleria de Sanitat a estos resultados para poder reabrir el grifo de este acuífero, que suministraría agua corriente a cerca de cuatrocientas personas.

La contaminación del acuífero tuvo lugar hace unos doce años, según explicaba ayer a este diario la concejal de Medi Ambient de la Font, Carmen Asensi. Ocurrió a raíz de una escorrentía de lodos procedentes de la depuradora del territorio, que se filtraron y acabaron afectando a la red subterránea del Corbí. Desde entonces, este acuífero tan solo ha suministrado líquido a la comunidad de regantes de la localidad. Y en todo este tiempo, la red de todo el casco urbano tan solo ha bebido del acuífero del Pijirri, que soportaba todo el consumo de agua de la población de la Font de la Figuera.

«Esto podía acabar suponiendo un problema a largo plazo, ya que un único pozo soportaba demasiada explotación», explicaba Vicent Muñoz, alcalde de la Font de la Figuera. De hecho, el ayuntamiento ya estaba estudiando la posibilidad de explorar y abrir otro acuífero, lo que suponía realizar una inversión de alrededor de 200.000 euros. «El pueblo está en una zona con poca agua, y aun así debíamos buscar pozos alternativos. Por esto, es una muy buena noticia que podamos recuperar el acuífero del Corbí», aseveraba, por su parte, Carmen Asensi, que esperaba que Generalitat autorizase su uso a la vista de los resultados obtenidos en las analíticas.

El último pleno de la Font ya aprobó una modificación de crédito de 40.000 euros para la compra de una cloradora automática con la que depurar el agua del Corbí para el consumo humano; la red para su explotación tan solo requeriría unos trabajos de limpieza para que vuelvan a funcionar. El consistorio fontí espera para finales de esta semana o principios de la siguiente la luz verde de Sanitat para rehabilitar definitivamente el uso de este pozo. Tras la instalación de la cloradora, en unas semanas el Corbí podría estar suministrando de nuevo a prácticamente un tercio de la población.

Compartir el artículo

stats