30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moixent, Vallada, Montesa y la Font se unen contra el proyecto solar

Descartan la vía de ofrecer alternativas para la construcción de las líneas

Vista posterior del Castillo de Montesa desde la ubicación de la granja solar prevista en su término | PERALES IBORRA

Vista posterior del Castillo de Montesa desde la ubicación de la granja solar prevista en su término | PERALES IBORRA

El frente común de la Costera ante las granjas solares que llegan desde Almansa ya ha sido armado. Ayer por la mañana celebraron su primera reunión los alcaldes y representantes municipales de Moixent, Vallada, Montesa y la Font de la Figuera, las cuatro localidades afectadas por el proyecto del Parque Solar Fotovoltaico Almansa I. Cada ayuntamiento, por separado, ya ha movilizado en las últimas semanas a los agentes locales de sus respectivas poblaciones, para plantear una negativa unánime desde cada localidad; desde ayer, la oposición local estará coordinada también de manera supramunicipal, y los cuatro municipios presentarán de forma conjunta un documento de alegaciones ante el proyecto. Guillermo Jorques (Moixent), M.ª José Tortosa (Vallada), Analía Juan (Montesa) y Vicent Muñoz (la Font de la Figuera) acordaron, además, solicitar una reunión con el Ministerio de Transición Ecológica —entidad que tendrá la última palabra para aprobar el proyecto energético, pues en su mano está declarar los terrenos como bien de utilidad pública— para plantearles directamente su oposición a la estructura del proyecto.

El encuentro revistió del carácter de las planificaciones castrenses de pabellón, con el mapa al centro para plantear una estrategia ante la batalla. Está en juego, como ocurría hace unos siglos, su territorio «frente al mal que viene de Almansa». Durante algo más de hora y media, los cuatro representantes municipales detallaron las afectaciones del proyecto a nivel local y qué acciones habían planteado hasta el momento. Luego, acordaron alegaciones conjuntas para plantear ese frente y abrir los contactos con las administraciones superiores.

Ya no entra en los planes de los ayuntamientos la presentación de infraestructuras alternativas a las previstas en el anteproyecto, tarea en la que los equipos técnicos municipales estaban trabajando la semana pasada. Rechazan esta vía colaboracionista desde el momento en que sale a la luz la macrogranja solar prevista en Montesa, una información que adelantó Levante-EMV en su edición del sábado. «De partida pediremos la paralización del proyecto. Lo hemos acabado acordando así, porque no es una construcción viable para ninguno de nuestros pueblos, tal y como rezan los informes urbanísticos emitidos», señalaba Analía Juan, «satisfecha» por la reunión. Vicent Muñoz, por su parte, indicaba que los ingenieros de la zona habían apuntado que el transporte energético del parque solar proyectado en Almansa podía ser cubierto con líneas de mucha menor envergadura que las que incluía el anteproyecto. «Nos hace pensar que podría ser solo una base para construir más y más explotaciones energéticas en un futuro por todo el territorio, tal y como ya se ha destapado en Montesa», deslizó Muñoz.

Las valoraciones acerca del apoyo mostrado hasta el momento por la Generalitat Valenciana hacia las cuatro localidades diferían; Analía Juan, no obstante, destacó que la Directora General de Paisatge i Urbanisme, Rosa Pardo, contactó con el consistorio el sábado para trasladarles su apoyo y compromiso de estar sobre el caso. Por otro lado, los cuatro municipios también buscarán en las próximas semanas el apoyo del resto de municipios de la Costera y de las comarcas colindantes, con el fin de aglutinar fuerzas para la defensa de su paisaje.

Compartir el artículo

stats