30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell retoma 13 años después la rehabilitación del Barri Medieval

Antes del final de la legislatura se acometerán dos proyectos más

Viandantes pasean por el casco antiguo bocairentí | PERALES IBORRA

Viandantes pasean por el casco antiguo bocairentí | PERALES IBORRA

Desde 2008 hasta 2020. Bocairent vio pasar doce largos años sin que ni un euro de la Generalitat Valenciana llegase a su Barri Medieval, una de lasjoyas del medievo valenciano en las comarcas. Mientras, los derrumbes en las casas deshabitadas de su conjunto se iban sucediendo como una suerte de fatal cuenta atrás. Pero en octubre del año pasado se rompió esa racha: la Generalitat incluía el proyecto bocairentí, la rehabilitación de nueve casas del casco histórico, dentro de los beneficiarios de su convocatoria Plan ARRU para la rehabilitación urbana. Y anteayer, la visita a la localidad del Vicepresidente Segundo y Conseller de Vivenda i Arquitectura Bioclimàtica, Rubén Martínez Dalmau, sirvió para concretar tres compromisos de la Generalitat con Bocairent: por un lado, la ejecución este mismo año la penúltima fase del proyecto de rehabilitación del espacio público del Barri Medieval; por otro, la promesa de terminar la última fase de dicho plan antes del final de la legislatura y de organizar e iniciar un segundo proyecto de revitalización del casco antiguo del municipio.

Así, en este 2021, Vivenda invertirá un total de 495.901 euros para ejecutar obras de la fase 2B-1 del plan de rehabitación del Barri. El plan, iniciado a finales de los noventa, se quedó paralizado sine die tras el final de la fase 2A, hace trece años. «Eran unas obras que la Generalitat tenía pendientes con nosotros. Ha costado mucho encontrar la complicidad para retomarlas, pero hemos de decir que en el vicepresidente Dalmau hemos encontrado una receptividad absoluta», valoraba ayer el alcalde de Bocairent, Xavi Molina. Según añadía, la reactivación de las obras es fruto de la multitud de reuniones que ayuntamiento y la Associació Veïnal del Barri Medieval han llevado a cabo a lo largo del último año y medio con la Conselleria.

Las obras de este año servirán para acabar de acondicionar los alrededores de la Torre dels Portuguesos y para reurbanizar la calle Mossén Hilari, una de las arterias del Barri Medieval, que conecta la Plaza del Ayuntamiento con los aparcamientos de la zona baja del casco antiguo, en la parte noreste del pueblo. Para la fase 2b-2, que cerraría el proyecto de rehabilitación, queda la reurbanización de la calle Baixada del Tin, varias actuaciones de mejora en la Ruta Màgica y la instalación de un nuevo sistema de alumbrado público en todo el Barri Medieval.

Revitalizar como fin último

La finalización de la rehabilitación de los espacios públicos del Barri cierra «una deuda histórica» de la administración valenciana, pero es el anunciado proyecto de revitalización del Barri el compromiso que mejor ha caído en la asociación vecinal, tal y como trasladaba ayer a este diario Xavier Pascual, presidente de la agrupación. No en vano, ha sido el centro de sus reivindicaciones incluso desde antes de que la Associació se organizase, hace tres años. «Es una petición muy antigua. Resulta prioritario poner en valor el parque de viviendas vacías, ya que aquí necesitamos que venga más gente a vivir», expresó Pascual. Consistorio y vecinos llevan trabajando un tiempo en configurar unas bases para dicho plan, y desde Generalitat se añadieron varias propuestas, como la posibilidad de habilitar viviendas para el alquiler joven. Según garantizó Dalmau el martes, las primeras acciones de este proyecto serán puestas en marcha antes de que acabe la legislatura. El Barri Medieval de Bocairent, al cabo, encara una nueva época.

Nueve viviendas rehabilitadas gracias al Plan ARRU

El Plan ARRU, una convocatoria anual para la subvención de actuaciones de rehabilitación en entornos urbanos, dejó fuera a Bocairent de su edición del 2019 por falta de presupuesto, pese a que la localidad de la Vall d’Albaida contaba con la puntuación mínima requerida. Fue el último varapalo para el Barri Medieval por esta la parte administrativa: en su edición del año pasado, y después de que la convocatoria incluyese elementos correctores en sus bases —a petición del mismo Ayuntamiento de Bocairent— para no excluir a las localidades pequeñas, se aprobó una ayuda de este Pla por valor de 183.000 euros, para la rehabilitación de nueve viviendas del casco antiguo. La inversión total contando aportaciones particulares y del consistorio asciende a 333.000 €.

Compartir el artículo

stats