30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "lenguaje universal" de los campaneros de Albaida será evaluado por la Unesco

España defenderá ante el organismo de la ONU la declaración del toque manual de campanas como Patrimonio de la Humanidad

Imagen de archivo de la colla de campaners de Albaida. | PERALES IBORRA

Imagen de archivo de la colla de campaners de Albaida. | PERALES IBORRA

A rebato, vísperas o ángelus son los toques de campana más reconocibles en nuestros tiempos, aquellos que aún permanecen en el imaginario colectivo. Sin embargo, los sonidos emitidos de forma manual desde las cúspides de las iglesias también advertían de otras situaciones, como la llegada de tormentas, la presencia de un incendio o la búsqueda de infractores de la ley, por ejemplo.

Son conceptos que integran un lenguaje propio. Una canal de comunicación que ya ha iniciado su camino para convertirse en Patrimonio de la Humanidad. El ministerio de Cultura confirmó ayer que ha presentado de forma oficial la candidatura para que el toque manual de campanas sea inscrito en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Ahora, la pelota está en el tejado del organismo de la ONU.

La Colla de Campaners de Albaida es una de las entidades que luchan por este reconocimiento junto a Hispania Nostra o el Museo Internacional del Toque Manual de Campanas, entre otras entidades. Antonio Berenguer es su coordinador. Ayer atendió a Levante-EMV y destacó la importancia del paso dado: «Empezamos el camino el 21 de abril de 2018 con un toque de campanas a nivel mundial. Ahora, el objetivo es llegar a la Unesco. Este movimiento es un espaldarazo».

Berenguer destacó la importancia del toque manual de campanas como «lenguaje universal» que debe ser reconocido y en el que Albaida ya es un referente. «Somos un municipio único, en el que se ha mantenido la tradición desde el siglo XIII», expuso.

A su vez, el portavoz de la colla de campaners de Albaida recordó que todos los partidos con representación en el consistorio apoyaron el pasado mes de febrero una moción para que la Generalitat nombre a la ciudad como «capital valenciana del toc de campanes» y que están en ejecución un museo y una escuela.

Enganchar a los jóvenes

«Lo que queremos es salvaguardar el toque manual de campanas y ponerlo en valor. Otros municipios también lo preservan, pero se está perdiendo», lamentó Berenguer. Para ello, se ha fijado un objetivo principal: enganchar a los jóvenes. «Queremos que se interesen y ahí la escuela es un punto clave. Nuestras intenciones pasan por formar a las nuevas hornadas de campaneros, pero también por reconocer a todo el mundo que interviene en la renovación y el uso manual de un campanario», enfatizó.

Campanarios vivos y muertos

Antonio Berenguer explicó ayer que en su agrupación distinguen entre campanarios vivos -en los que perdura el toque manual- y muertos -con circuito eléctrico-. Expuso que «cuando se electrifica un campanario se pierde la esencia, el toque manual de campanas es un lenguaje y con las tecnologías las palabras se pierden. Con un circuito se usan cuatro conceptos como mucho».

La colla de campaners de Albaida integra a un conjunto de veinte personas de varias edades. En entidades más pequeñas se forman núcleos de tres o cuatro integrantes: «Lo importante es preservar el toc de campanes, no el número», recalcó Berenguer.

Los campaneros de Albaida -junto al resto de entidades implicadas- agradecieron ayer al Ministerio de Cultura y Deporte «el interés y compromiso que ha demostrado en la salvaguarda del toque manual de campanas, así como en su protección y reconocimiento». «España ha presentado la candidatura, pero se pretende ampliarla con otros países interesados en este patrimonio inmaterial. El toque manual de campanas es el paisaje sonoro de nuestros pueblos y ciudades, las campanas tañidas por campaneros/as hablan de todo y para todos, es un lenguaje de comprensión universal que une países y continentes», especificaron.

También denunciaron que el toque manual de campanas en las últimas décadas «ha sufrido una pérdida importante en España y en otros muchos países, debido a la electrificación de los campanarios, desapareciendo la diversidad y la riqueza de toques». «Nuestra apuesta pasa por elaborar un plan que implique a todas las administraciones, instituciones y asociaciones para salvaguardar e impulsar este patrimonio inmaterial», apostillaron.

Compartir el artículo

stats