El conseller de Habitatge, Rubén Martínez Dalmau, y el alcalde de Ontinyent, firmaron ayer en la capital de la Vall el primero de los convenios entre las dos administraciones para ejecutar el proyecto de regeneración del barrio de la Cantereria. Un proyecto que contempla la construcción de un parque inundable con una inversión global de 3,2 millones de euros. El primero de los convenios previstos —la colaboración está prevista hasta 2023— consigna 600.000 euros de la conselleria. Con este importe, al que se añadirán otros 600.000 euros del consistorio aportados a través de fondos europeos, se completará la compra de las viviendas del barrio de la Cantereria.

Hasta ahora se han adquirido 33 casas de las 44 situadas en la zona. El consistorio está en negociaciones con los propietarios de cinco inmuebles y los otros seis serán expropiados, según indicaron ayer desde el ayuntamiento. El alcalde, Jorge Rodríguez, afirmó que «estamos en el proceso más largo y costoso, pero que avanza a buen ritmo». Con el convenio firmado ayer se persigue facilitar una solución habitacional a los residentes de la zona, cuyos inmuebles sufrieron graves daños e inundaciones con la DANA de 2019 y el temporal Gloria de 2020. La mayoría de las personas que residen en la Cantereria se encuentran dentro de los estándares de vulnerabilidad económica y social. El ayuntamiento ofrece una ayuda máxima de 15.120 euros para que estos vecinos adquieran una vivienda nueva o rehabilitar un inmueble que ya posean en otra zona de la ciudad y que vaya a ser la vivienda principal.

Con esta primera aportación autonómica, unida a la del consistorio, también está previsto realizar el sostenimiento de los taludes. Tras la compra de la viviendas se procederá a la demolición de los inmuebles y la construcción del parque inundable, con la creación de un espacio verde y sostenible.

Martínez Dalmau afirmó ayer que el proyecto de la Cantereria «es el paradigma de las políticas de vivienda de la Generalitat». El conseller y el alcalde, Jorge Rodríguez, destacaron la propuesta planteada como «ejemplo de como afrontar desde las administraciones las consecuencias del cambio climático».

El proyecto para la regeneración urbanística y arquitectónica del barrio de la Cantereria tendrá un coste de 3.238.000 euros, de los que la Vicepresidència Segona i Conselleria d’Habitatge subvenciona la mitad, 1.600.000 euros, y la otra mitad será aportada por el ayuntamiento. La consignación del departamento autonómico se abonará en los presupuestos de la Generalitat para los ejercicios 2021 (600.000 euros), 2022 y 2023.

Visita a las obras de construcción de 17 vivendas en Maians

El conseller Rubén Martínez Dalmau visitó también las obras de construcción de un nuevo edificio de 17 viviendas en la calle Maians, con garajes y trasteros en régimen de alquiler. El proyecto, que cuenta con una subvención de 525.000 euros del programa ARRUR de la Generalitat Valenciana, el ayuntamiento y el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, se llamará Bazar 95 y tendrá un coste de 2,25 millones de euros para los promotores. Dalmau estuvo acompañado por el alcalde, Jorge Rodríguez; el director general de Qualitat, Rehabilitació i Eficiència Energètica, Alberto Rubio; los arquitectos del proyecto, Vicente Palop, Ramón Sanchis, Rafael Gisbert y Jorge Lázaro, y representantes de la empresa constructora Guerola.