30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xàtiva corta seis "enganches" ilegales a la red de agua potable

La mayoría de los infractores son usuarios de naves ubicadas en polígonos industriales del municipio que no han tramitado el alta del servicio ni disponen del contador reglamentario

Obras de mejora en la calle Mossèn Uríos del casco histórico | PERALES IBORRA

Obras de mejora en la calle Mossèn Uríos del casco histórico | PERALES IBORRA

El modus operandi suele ser similar en la mayoría de casos. Aprovechan la infraestructura utilizada por un dueño anterior que se ha dado de baja para disfrutar del servicio público de agua potable sin pagar por ello. Generalmente, se trata de usuarios que realizan alguna actividad en naves ubicadas en polígonos industriales aislados. Declinan cumplimentar una nueva alta pero sí hacen uso de la red de saneamiento. Tampoco cuentan en sus instalaciones con el obligado contador que permite radiografiar el caudal utilizado cada mes.

Cuando son identificados por los trabajadores municipales, primero se les envía un requerimiento. Sino hacen caso, se corta el servicio. El ayuntamiento de Xàtiva ha actuado en las últimas dos semanas contra seis infractores que usaban de forma ilegal la red pública de agua potable.

Según apuntan desde el consistorio, en muchas ocasiones la posibilidad de interactuar con estos usuarios se complica al tratarse de espacios realquilados. Dar con un interlocutor no es fácil en esas ocasiones para el consistorio. Sobretodo, si se trata de usuarios eventuales que no tienen previsto quedarse mucho tiempo.

Cuando la situación se alarga y las vías se agotan, el ayuntamiento actúa. «No hablamos de recibos impagados, sino de gente que usa un servicio de forma irresponsable e ilegal. Si nos ponemos en contacto y no nos hacen caso entonces es cuando se corta el servicio. A pesar de todo ello, incluso se llegan a sentir agraviados y eso que están hasta más de seis meses sin pagar nada por consumir agua», expuso ayer Nacho Reig, concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Xàtiva.

«No son viviendas»

En estos casos, se trata de naves situadas en un complejo industrial donde se llevan a cabo algunas tareas con fines económicos, no son viviendas de uso habitual. «Para cortar el agua a una familia se debe tener un permiso de Bienestar Social. Estas situaciones son mucho más delicadas, son tipos de escenarios que no tienen nada que ver. Aquí nos encontramos a gente que o no nos hace caso o nos presenta excusas peregrinas para no actuar. Pasa el tiempo y no hacen nada ante nuestros requerimientos», razonó el titular de Hacienda.

Normalmente, estos usuarios ilegales instalan un mecanismo para hacer de puente en el punto dónde antes había un contador. Los cortes del servicio se suelen hacer de noche, cuando no hay nadie en la nave. En caso de una reconexión, ya se entraría en la denuncia oficial y en la obligada presencia de los cuerpos de seguridad: «Todavía no hemos llegado a este extremo en Xàtiva. Lo que tenemos claro es que debemos velar por el correcto uso de los recursos públicos. Cada año solemos identificar unos diez o doce casos de empleo ilegal de la red de saneamiento».

Obras de mejora en la calle Mossèn Uríos del casco histórico

Operarios del ayuntamiento actuaron ayer ante la aparición de una fuga en la red de sanemiento del casco histórico. La filtración ocasionó que parte del piso se hundiera frente a una vivida emplazada en la calle Mossèn Uríos. Los trabajadores repararon la fuga. En próximos días, el ayuntamiento tiene previsto actuar en las inmediaciones del campanar de la Seu, lo que conllevará nuevos cortes en el servicio de agua.

Compartir el artículo

stats