30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jardines urbanos libres de productos químicos

Los «Jardins del Palasiet» de Xàtiva reciben cuidados ecológicos y se convierten en un reducto modernista de paz alejado de pesticidas

Panorámica dels Jardins del Palasiet. | PERALES IBORRA

Panorámica dels Jardins del Palasiet. | PERALES IBORRA

No es el punto verde de mayor extensión del municipio. Tampoco puede definirse como el más visitado o conocido. Sin embargo, sí es uno de los reductos de Xàtiva más característicos. Los «Jardins del Palasiet» -de tipo modernista romántico- se emplazan en la zona oeste de la localidad. Al entrar, el estanque o las grandes palmeras que envuelven la zona del agua recogen todas las miradas. Es un espacio ideal para el descanso, con un valor añadido: para su preservación se utilizan métodos de «lucha biológica integrada». Sus responsables se alejan de los pesticidas. Aquí las plagas se combaten con insectos.

José Francisco Sierra acude cinco días a la semana al Palasiet para cuidar de las plantas. perales iborra

Juanjo Soler, técnico de jardinería del ayuntamiento setabense, lo explicó ayer de forma clara: «Lo que hacemos es replicar a la naturaleza. Hay insectos perjudiciales para las plantas que se convierten en plaga. No los erradicamos con pesticidas, sino que apostamos por introducir a sus predadores naturales para que controlen las poblaciones. La lucha química erradica de golpe y, luego, vienen nuevos problemas».

Jardines urbanos libres de productos químicos

El ejemplo más paradigmático es la relación entre los pulgones y las mariquitas. «No hay insecticidas de por medio. Cuando vemos que hay más población de pulgones de lo debido soltamos las mariquitas para que se los coman. Y la población de esas últimas se ha estabilizado. Antes las sueltas eran de 5.000 unidades, ahora son de 500». El experto municipal defiende que además del beneficio ecológico, también hay un componente económico: «A la larga es mucho más barato». En el ayuntamiento estiman que el cuidado del paraje conlleva un desembolso de 30.000 euros al año.

Jardines urbanos libres de productos químicos

Otro ejemplo de los métodos usados en los Jardins del Palasiet es el riego de vinagre puro contra las malas hierbas: «Hay otros productos de mayor potencia, pero son perjudiciales para el medio ambiente y no nos valen».

Jardines urbanos libres de productos químicos

La elección de los métodos ecológicos no es algo decidido al azar. Así lo comentó Soler: «Es un espacio ideal para la lucha biológica. Está acotado, tiene plantas arbustivas que son perfectas para estas prácticas. La lucha integrada también se hace en algún espacio de arbolado urbano, pero el Palasiet es el ejemplo perfecto».

Jardines urbanos libres de productos químicos

Los jardines se construyeron a finales del XIX como lugar contiguo a la casa de veraneo de la familia Selgas-Martín. En 2007 abrieron sus puertas como espacio público, tras un año de duro trabajo de acondicionamiento.

Uno de los grandes atractivos de los «Jardines del Palasiet» de Xàtiva es la gran variedad de flora que puebla sus espacios abiertos. Las cuatro grandes palmeras que circundan el estanque llaman la atención nada más entrar, pero también lo hacen variedades como la planta ornamental conocida como «el ave del paraíso» y la «de Júpiter». A su vez, todo aquel que cruza sus puertas se encuentra con cocoteros, alcanforeros o un pistachero, por ejemplo, además de los nenúfares y las carpas en la zona acuática.

Un museo etnológico y una pequeña muestra en la gran casa señorial -cerrada y pendiente de rehabilitación- también son motivos para darse un paseo por este espacio.

José Francisco Sierra es el jardinero responsable de su cuidado y mantenimiento, acudiendo cinco días a la semana desde su apertura en 2007. Testigo privilegiado de su evolución, ayer expuso que «la lucha integrada igual hace menos efecto que los trabajos con productos químicos, pero es más gratificante. En las zonas donde pega más el sol es mucho más complicado trabajar». Por último, reivindicó las bondades del Palasiet: «Echo de menos alguna planta más de flor, pero es un lugar que merece ser conocido, tanto por los setabenses como los de fuera».

El «Palasiet» está circundado por fincas y se convierte en un «oasis» en la parte oeste de Xàtiva. Su variedad de plantas y la tranquilidad que se respira alrededor son dos de sus grandes atractivos.

Compartir el artículo

stats