«Tranquilidad» era la palabra más repetida por los alcaldes y representantes de la sociedad agraria y vitivinícola, ayer a la salida del encuentro con el conseller de Política Territorial, Arcadi España, y la Secretaria Autonómica del área, Inma Orozco. La reunión, programada para que los representantes municipales trasladasen sus preocupaciones sobre el goteo incesante de proyectos de explotación eléctrica que vive la comarca, contó con un destacado anuncio al respecto por parte del conseller España: la aprobación de las directrices de ordenación de los Paisatges de Rellevància Regional, una distinción creada por la Conselleria hace dos años que busca brindar protección institucional a un total de cuarenta enclaves de la Comunitat Valenciana; entre ellos, Alforins y las Alcusses de Moixent.

La luz verde de la Conselleria al documento de objetivos e instrucciones de los Paisatges supone, en la práctica, la habilitación de nuevas herramientas para la defensa de la integridad de estos territorios, al formalizar un marco de carácter normativo que agiliza los tiempos de gestión y señalar unos objetivos de calidad paisajística a preservar. Arcadi España explicó que este instrumento «desarrollará unos criterios claros» en cuanto a la protección del paisaje «que se elaborarán en diálogo con los municipios y la ciudadanía», según sus palabras. Al cabo, servirá para «procurar que el necesario proceso de transición ecológica —en referencia a la amenaza paisajística concreta que afecta a la Costera, las instalaciones fotovoltaicas— sea un proceso consensuado» con los territorios afectados por las infraestructuras a construir.

Los ediles de Moixent, Vallada, la Font de la Figuera, Montesa y Fontanars dels Alforins trasladaban tras el encuentro estar «más tranquilos que antes» del mismo, en palabras de Guillermo Jorques, tras conocer esta nueva protección para el paisaje. «Ha sido una reunión provechosa, positiva. Esperamos que de cara a la articulación de estos nuevos elementos se nos escuche a todas las administraciones», añadía el alcalde de Moixent. Empero, la insistencia de las promotoras de instalaciones eléctricas para tramitar más y más proyectos fotovoltaicos no permite alejar todas las preocupaciones, una impresión a la que se añadía Toni Arráez, de Bodegas Arráez. «En este sentido, le hemos trasladado que el decreto de promoción de la energía verde ha pecado de bondadoso, al abrir demasiado la mano», señalaba por su parte Vicent Muñoz, primer edil de la Font de la Figuera. «No dejaremos de insistir en que este decreto ha de modificarse para dejar más competencias en manos de los ayuntamientos», concluyó.