Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan del casco viejo de Xàtiva casi quintuplica los edificios protegidos

La creación de una «muralla verde» entre la ciudad y la montaña, objetivo primordial

Vista panorámica de la zona de la Seu —a la izquierda— desde el campanario de Xàtiva. | PERALES IBORRA

Vista panorámica de la zona de la Seu —a la izquierda— desde el campanario de Xàtiva. | PERALES IBORRA

Las previsiones apuntan a que su aprobación definitiva llegará después del verano, una vez superadas todas las etapas burocráticas. Sin embargo, el camino ya ha sido iniciado. Y sus líneas magistrales, esbozadas. Así, el Plan Especial de Protección (PEP) del centro histórico de Xàtiva eleva de forma considerable el número de edificios protegidos de la zona. Según la documentación consultada por Levante-EMV, se pasaría de los 121 actuales a un total de 578. Prácticamente, se quintuplica el número actual. Para llegar a este objetivo, los redactores del PEP han tenido en cuenta una gran cantidad de inmuebles del casco antiguo, además de treinta escudos heráldicos, 31 elementos que forman parte de la red hidráulica de la ciudad —como fuentes, albercas o canales—, 26 retablos y 26 hornacinas.

El caso histórico de Xàtiva es el segundo en extensión de toda la provincia y los ejemplos que narran la historia de la ciudad pueblan prácticamente todas sus calles. Deben ser salvaguardados. Además, también se pretende que un grupo de 53 elementos (cerca del 10% del total) reciba la máxima figura de protección que otorgan las administraciones: la declaración como Bien de Interés Cultural (BIC). En estos casos, también se delimitarán los espacios de su entorno urbano.

A su vez, se apuesta por un incremento del número de lugares distinguidos como Bien de Relevancia Local (BRL). Se pasaría de los 17 actuales a un grupo global de 148. Se trataría tanto de la catalogación de espacios singulares como de agrupaciones arquitectónicas. La Casa dels Fellonet, el grupo de casas-palacio de la calle Moncada, los cuarenta edificios que circundan la Plaça del Mercat o la Casa de L’Ensenyança recibirían esta nomenclatura concreta para su protección.

De hecho, se pretende que todos los barrios tengan un mínimo de espacios a preservar, haciendo especial hincapié en los elementos «menores» que forman parte de la identidad de cada distrito. Y se hace especial énfasis en las parcelas que aún contienen restos de las antiguas murallas de la ciudad.

Tres niveles de protección

Según el documento de síntesis de la iniciativa, la intención es establecer tres niveles de protección: integral, parcial o ambiental. En el primero entrarían los BIC y los BRL y se quieren mantener o recuperar las características arquitectónicas originales. En el segundo caso se habla de conservar zonas concretas —como las fachadas— y en el último umbral se habla de edificaciones tradicionales que definen los diferentes distritos de Xàtiva.

Los redactores del plan también diferencian los diferentes tipos de viviendas que han configurado la actual fisonomía urbanística del núcleo viejo setabense. Así, las dividen en seis ramas principales según sus características: casa de pueblo, casa de jornalero, casa de vecinos, casa urbana, casa obrador y casa palacio. Y no se quedan ahí: la tipología de las cubiertas, las posibilidades de los patios, las alturas permitidas o la diatriba de poder construir o no una terraza en una residencia del casco antiguo también son analizadas en el plan.

Otro de los ejes primordiales del proyecto es la ejecución de una «muralla verde» que unirá l’Albereda y la montaña a través de vegetación. La Plaça dels 25 xorros o el Portal de Sant Jordi forman parte de esta planificación, conectada a través de la presencia de diferentes espacios verdes.

El PEP ha de pasar por varias etapas y puede recibir alegaciones. Sin embargo, las intenciones son claras. De eso no hay duda.

Compartir el artículo

stats