Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festers convoca a las comparsas para decidir si habrá Moros i Cristians

Las restricciones marcadas por Sanitat para las fiestas cierran la puerta a los grandes actos en Ontinyent y los festeros barajan la suspensión

Multitud de músicos en la Entrada de Bandes de 2019 | PERALES IBORRA

Multitud de músicos en la Entrada de Bandes de 2019 | PERALES IBORRA

Las restricciones de la Conselleria de Sanitat cierran la puerta a la celebración de los Moros i Cristians de Ontinyent 2021, tal como se vienen celebrando. La Societat de Festers, organizadora de los festejos, se ha reunido esta semana con la consellera Ana Barceló, que les ha dejado claro que las fiestas no van a celebrarse y que solo se autorizarán algunos actos, pero a partir de septiembre —los Moros i Cristians son en agosto—, y en formato reducido, con control de aforo y distancia social. Festers ha convocado este viernes por la noche a las 24 comparsas para trasladarles las directrices de Sanitat y decidir con los festeros si se cancelan o no las fiestas, y si se celebran, qué actos y en que condiciones.

El presidente de la Societat de Festers, Vicent Pla, afirmaba ayer que con los condicionantes de conselleria, los actos centrales «no se van a celebrar ni en septiembre, ni en octubre». Así, no habrá entradas mora y cristiana, ni Ambaixades, ni Entrada de Bandes, que reúnen a miles de personas y en las que los festeros desfilan juntos, sin distancia. Además, Pla indicaba que se trata de actos que requieren tiempo para organizarlos.

El hecho de que Sanitat fije las posibles fiestas en la Comunitat Valenciana a partir de septiembre también cierra la puerta a las ontinyentinas. Vicent Pla dejaba entrever que un traslado de fechas no es bien acogido. «Los Moros i Cristians de Ontinyent son en agosto, en una fecha concreta que no hemos elegido nosotros, sino que es producto de la historia», y añadía que «la fiesta tiene un alto nivel de expectación y de espectacularidad», que aporta de por sí una entidad a la fiesta para no trasladar la celebración. Aunque afirmaba que «si se nos garantiza que trasladando la fecha podrían hacerse el máximo de actos, un porcentaje importante, se podría valorar cambiar la fecha».

En todo caso, el presidente de Festers dejaba en manos de los festeros la decisión de la celebración o suspensión de las fiestas, afirmando que «el año pasado, a pesar de que no había posibilidad de celebrar las fiestas, ya elevamos la consulta a las comparsas y este año, que sí hay posibilidades, también van a ser las comparsas las que decidan».

Las comparsas se reúnen este viernes con Festers y después trasladarán a sus festeros lo que se debata en la reunión para que decidan si hay fiestas o no. En una posterior junta de Festers, que no se quiere demorar demasiado, se emitirá la decisión final.

Compartir el artículo

stats