Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramón Esono Ebalé: "Xàtiva da para varios cómics y algún día pintaré un mural en Ontinyent"

Reside actualmente en El Salvador, donde ultima «218: Catalina en el País de las Maravillas», proyecto que comenzó a esbozar en una visita al hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva

Ramón Esono Ebalé, autor de «la pesadilla de Obi»

Ramón Esono Ebalé, autor de «la pesadilla de Obi»

Ramón Esono Ebalé (Micomeseng, 22 de noviembre de 1977) es coautor de «La pesadilla de Obi», una aclamada novela gráfica inspirada en la figura del dictador guineano Teodoro Obiang, obra que le costó una dura experiencia en la cárcel. Con fuertes nexos con Ontinyent, sus lápices nunca descansan. Cordial y atento, atiende a Levante-EMV para explicar sus próximos proyectos.

He leído que está embarcado en la iniciativa más ambiciosa de su carrera, que encima tiene cierta relación con nuestra comarca, ¿Es cierto?

Yo soy pareja de una mujer nacida en Ontinyent desde hace 16 años. Ella inspira parte del proyecto de la versión cómic de 218: Catalina en el país de las maravillas. Se trata de una trilogía que relata en formato de ciencia ficción la vida de unos personajes dentro de un imperio africano del que nadie habla. La verdad es que esbocé las primeras páginas del tercer libro durante una visita al hospital Lluís Alcanyís, fue algo casual.

Actualmente reside en el Salvador, pero deduzco que tiene buenos recuerdos de la Comunitat Valenciana...

Jamás viví en España de forma seguida, pero voy unas dos veces de media al año y cada vez quiero quedarme a vivir allí. Sobre todo, en zonas como Dénia. Eso sí, mis mejores recuerdos de España tienen que ver con mi familia de Ontinyent. España es lo que es: un paraíso natural de valor incalculable. Y, encima, debo recalcar que la primera vez que fui a València fue en la celebración de unas Fallas... En fin, una cosa está clara: España me tiene pillada el alma.

¿Cree que dos ciudades como Xàtiva y Ontinyent serían trasfondos adecuados para dibujar un cómic?

Xàtiva da para varios cómics, Ontinyent no tanto. Eso sí, algún día dibujaré un mural en Ontinyent en agradecimiento a todos sus residentes por la gran acogida que me brindan cada vez que voy.

Le veo muy identificado con España, parece que le gusta nuestra forma de vivir.

Era lógico que viniendo de Guinea Ecuatorial me encontrase de algún modo cómodo en vuestro país. Con sus cosas buenas y sus cosas malas. Entre las malas pondría a la política y entre las buenas a algunos seres humanos que hacen política, aunque parezca contradictorio. Y entre esos últimos destaco a Jorge Rodríguez. En el 2017 tuve problemas muy serios por mis actividades como caricaturista y Ontinyent —con él en la alcaldía— me ayudó. Fue una forma de apostar por «un hijo del pueblo» que estaba siendo atropellado. Mucha gente en España me ayudó.

De hecho, llegó a ser encarcelado de forma injusta...

A mí no me arrestaron para meterme en la cárcel. Iban a torturarme o a matarme. Pero cuando me detienen, mi suerte es que voy acompañado. Y eso me permite estar localizable para mi gente. Y fue esa gente la que luego elevó la voz al cielo por mi causa... Y pude ser liberado.

¿Cómo vendería La pesadilla de Obi a un posible lector?

Es un tebeo nacido para sensibilizar a la población de mi país. Pero está censurado allí. Su éxito radica en que es el único dictador de África que en vida tiene un cómic que le parodia. Es un régimen que caerá en algún momento. Regímenes más grandes han caído. Este no será especial.

Qué le diría a los jóvenes de Guinea —y de cualquier otro país— que piensan en ser historietistas o dibujantes, es un camino fácil?

Les diría que no sean historietistas. Eso es como buscar trabajo. Y cuesta. Que dibujen. Que dibujen y no dejen jamás de dibujar... lo demás, quién sabe, ya vendrá con el tiempo.

Compartir el artículo

stats