El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil está investigando en Vallada a dos personas por la captura ilegal de animales de especies protegidas y domésticos. Los agentes han vigilando las prácticas seguidas por dos varones -de nacionalidad española y 53 y 62 años de edad- y en los dos últimos meses han incautado tres jaulas trampa utilizadas para la captura de los ejemplares. Carecían de cualquier tipo de autorización.

A raíz de las actuaciones, el Seprona ha liberado de estas trampas a una jineta y un gato doméstico. «Ambos animales se encontraban con vida y presentaban buenas condiciones higiénico-sanitarias», expusieron ayer desde la benemérita. La comisión de los tres presuntos delitos que les imputan a los investigados -relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos- se fundamenta en la utilización de medios de caza no selectivos para la fauna. También se ha procedido a la incautación de tres jaulas trampa metálicas. Estas eran utilizadas para la captura de los animales. Las diligencias instruidas han sido entregadas en la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV).

Barranco del Morquí

Por otra parte, ayer se confirmó que el anciano que se escapó el pasado miércoles de madrugada de la residencia de Benicolet fue hallado en la zona del barranco de El Morquí por efectivos de los Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña (Greim) de Ontinyent. El primer aviso llegó a las 9 de la mañana del jueves, alertando sobre la desaparición de una persona de 66 años con trastornos mentales. «Fue hallado en posición decúbito prono y apenas podía moverse. Presentaba un golpe en la cabeza y numerosos arañazos por todo el cuerpo», explicaron fuentes de la Guardia Civil.