Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La conselleria echa atrás dos proyectos de placas solares en la Font de la Figuera

La decisión última acerca de la aprobación de las granjas fotovoltaicas es del ministerio

Campos agrícolas en la zona de la Encina de la Font, donde se proyectan varias granjas solares | PERALES IBORRA

La Conselleria de Política Territorial ha oficializado su rechazo a los proyectos La Encina 1 y La Encina 2, dos de los parques solares fotovoltaicos previstos en la Font de la Figuera. La Direcció General de Paisatge ha emitido un informe desfavorable en el que denota el impacto negativo que ambas instalaciones provocarían sobre el territorio y las infraestructuras verdes de esta parte de las Terres de Alforins. Un escudo administrativo que, pese a que no es definitivo para anular estas dos instalaciones eléctricas —pues su tramitación corre a cargo del Ministerio de Transición Ecológica—, sí que supone una traba difícil de esquivar.

La decisión de la Conselleria se basa en un estudio de paisaje que el Ayuntamiento de la Font de la Figuera ya tenía aprobado como parte del proceso para la elaboración de su Plan General Estratégico. El documento, respecto a la zona del término municipal en la que se proyectaban estas dos instalaciones fotovoltaicas, pone en valor el interés excepcional del paisaje agrícola y denota la existencia de multitud de infraestructuras verdes, como los caminos rurales que unen la Font con Fontanars dels Alforins y Moixent. La Direcció General de Paisatge, que había de encargarse de los informes sectoriales sobre impacto ambiental de La Encina 1 y La Encina 2, hace suyas estas valoraciones para rechazar ambos proyectos de granjas solares, que atentan precisamente contra la idiosincrasia paisajística del territorio.

Este anuncio fue comunicado por la Secretària Autonòmica de Política Territorial y Paisatge, Inma Orozco, y la Directora General de Paisatge, Rosa Pardo, en una reunión telemática que celebraron ayer con Vicent Muñoz y Carmen Asensi, alcalde y regidora de Medi Ambient de la Font de la Figuera. Los dos representantes municipales de la localidad de la Costera celebraron la decisión de Conselleria como una pequeña victoria en las reivindicaciones municipales de protección del paisaje. Las dos instalaciones fotoeléctricas cuentan con una potencia superior a los 50 mW y su línea de evacuación traspasa la frontera de la Comunitat Valenciana, por lo que es el Gobierno español el órgano con las competencias para aprobar o desestimar finalmente su puesta en marcha. No obstante, en la localidad suponen que las dos instalaciones «no prosperarán», aventuraba ayer Muñoz. «Vemos improbable que el Ministerio pase por encima de un informe técnico de la Generalitat. Entendemos que, teniendo valoraciones sectoriales negativas, una infraestructura no puede salir adelante», expresaba el munícipe.

Vicent Muñoz valoraba «muy positivamente» que Paisatge haya tenido en cuenta los informes locales para plasmar su rechazo a La Encina 1 y La Encina 2, los dos proyectos fotovoltaicos más avanzados en su puesta en marcha de los nueve que el consistorio fontí ha recibido en los últimos meses. «Es muy importante que se ponga en valor nuestro patrimonio, nuestro paisaje y que se procure la conservación de las infraestructuras verdes. Esperamos que las administraciones superiores sigan demostrando esta sensibilidad», manifestó.

Alegaciones de Territori Viu

Por otro lado, la agrupación ecologista de Montesa Territori Viu emitió un comunicado el pasado fin de semana en el que anunciaba la presentación de alegaciones al parque solar fotovoltaico Trespuntas 1, ubicado en Almansa, pero que prevé evacuar la energía producida a través de la línea de alta tensión que se proyecta sobre la Costera. Montesa Territori Viu pide que se reconsidere este punto y propone que la electricidad sea evacuada en las subestaciones y líneas ya existentes en la provincia de Albacete.

Compartir el artículo

stats