Los gatos callejeros de Ontinyent serán puestos bajo la lupa para evitar que el incremento de su población acabe siendo un problema. El consistorio de la capital de la Vall d’Albaida firmó ayer un nuevo convenio con la Protectora d’Animals de la Vall d’Albaida que amplía las acciones a realizar por parte de la organización, con el citado objetivo de atar en corto la proliferación de felinos. De este modo, se censarán los felinos de cada una de las colonias de la ciudad, se llevará a cabo un plan de esterilización sobre los gatos y se controlará su alimentación a base del suministro de pienso seco, entre otras acciones.

Para esta ampliación de funciones, el acuerdo firmado por ayuntamiento y protectora contempla un aumento de la inversión con respecto al anterior convenio, vigente desde 2016. Se realizará una aportación de 15.000 euros máximo en este 2021, y otra de 6.000 euros el año que viene, para financiar las actuaciones de control previstas. Según las previsiones de la protectora de animales, se esterilizará al 60 % de los gatos en 2021 y en ejercicios posteriores se completará este proceso.

Por otro lado, con el control y la alimentación regulada de las colonias existentes se espera asegurar el fin de las molestias que suponen actualmente las colonias de gatos, como los malos olores, las peleas o la presencia de restos de alimento por las calles.

Según detalló la regidora de Sostenibilitat de Ontinyent, Sayo Gandia, se calcula que actualmente puede haber alrededor de 250 gatos urbanos en la localidad. «Desde la protectora se nos planteó la necesidad de aumentar su presupuesto para evitar el incremento de la población de las colonias. Este es el motivo de las mejoras incluidas en el nuevo convenio, por el que agradecemos a la Protectora de la Vall d’Albaida su sensibilidad en la protección de los animales», manifestó la concejal.