Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las tres comarcas rompen la dinámica valenciana y recaudan más por IBI en 2020

La recaudación por el impuesto sobre bienes rústicos creció más porcentualmente

Vista panorámica de Xàtiva. | PERALES IBORRA

Rompiendo con una dinámica que duraba tres décadas, la recaudación global de los ayuntamientos valencianos por el Impuesto de Bienes Inmuebles cayó en 2020 en más de tres millones de euros. Un descenso porcentualmente irrelevante —no llega al 0,01 % del total tributado— pero importante por trastocar una tendencia al alza que se remontaba a los años 90, en el marco de la pandemia del coronavirus. Pero si se acerca la lupa al mapa y se observan los datos desagregados por comarcas, aparecen territorios en los que ni la brutal crisis de la covid-19 ha afectado a los ingresos públicos por la contribución.

Es el caso de la Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d’Albaida: el balance de los 61 ayuntamientos de las tres comarcas arroja una recaudación de 44.640.185 euros en 2020 según los datos del Ministerio de Hacienda, lo que supone un incremento del 0,23 % con respecto a 2019, cuando las arcas públicas municipales percibieron 44.538.541 euros a través del tributo sobre los bienes inmuebles (101.644 € menos).

Este balance resulta de sumar la cuota líquida registrada por las 61 corporaciones locales de las tres comarcas a través del IBI urbano y del IBI rústico. Los ingresos totales por ambos impuestos crecieron el año pasado en comparación con 2019 casi en igual medida, aunque en una proporción distinta: el tributo por inmuebles de naturaleza urbana reportó 41.464.085 euros, 52.784 € más que un año antes (o un 0,13 %), mientras que los de naturaleza rústica supusieron un ingreso de 3.176.100 euros, 48.860 € más que en 2019 (el 1,6 %).

Por localidades, Xàtiva, el municipio de las tres comarcas que más recauda por el IBI, ingresó en 2020 un total de 8.485.297 € a través de este impuesto, unos 16.000 euros menos que hace dos años. Ontinyent, por su parte, contabilizó el año pasado una cuota líquida de 7.476.856 € al sumar los ingresos por el IBI urbano y el rústico, lo que supone un aumento de unos 9.000 € con respecto a 2019. El Ayuntamiento de Canals, la tercera localidad más poblada del territorio de las tres comarcas, recaudó en el año fiscal del 2020 2.701.427 euros por IBI, alrededor de 6.000 más que en el ejercicio anterior.

Menor ingreso del calculado

Los ingresos globales líquidos de los 61 ayuntamientos de las tres comarcas, por otro lado, denotan una diferencia de 757.507 euros con respecto al cálculo de la recaudación total, considerando el agujero del IBI urbano (de 703.369 € menos que la cantidad prevista) y el del rústico (de 54.138 euros menos). Tal y como recogió este diario ayer, esta diferencia se achaca a las bonificaciones, exenciones e impagos fruto de la pandemia.

Compartir el artículo

stats