Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anna y Bolbaite limpiarán tramos urbanos de ríos tras una autorización de la CHJ

Eliminarán excesos de vegetación y árboles muertos, y regularán la rasante, sin alterar el trazado, de los cauces de los afluentes Sellent, Anna y Bolbaite

Un bañista en el río Bolbaite al paso por el pueblo, ayer.

Un bañista en el río Bolbaite al paso por el pueblo, ayer.

Anna y Bolbaite actuarán sobre los tramos urbanos de los ríos que atraviesan sus términos después de que la Confederación Hidrográfica del Júcar haya autorizado los trabajo solicitados, que se podrán llevar a cabo a lo largo de los dos próximos años —periodo de la autorización—, con opción a una prórroga por otros dos más. Las actuaciones se centrarán en labores de desbroce, poda, retirada y eliminación de vegetación oclusiva y elementos obstructivos, así como la regularización, «sin excavación» remarcan desde la CHJ, de la rasante del cauce en los tramos afectados. La autorización permite eliminar solo los elementos obstructivos, como ramajes, acarreos y la retirada de vertidos de residuos sólidos, respetando el trazado, la fisonomía y la estructura del cauce y «sin realizar obra alguna», inciden desde el organismo de cuenca.

En Bolbaite, la autorización de la CHJ se ha concedido al ayuntamiento para trabajos en un tramo de unos 3,5 kilómetros del río Bolbaite en zona de dominio público hidráulico, donde se llevará a cabo el desbroce manual selectivo de vegetación arbustiva y herbácea, la poda de vegetación y la eliminación de cañas, una retirada que se mantendrá con cinco desbroces sucesivos cada 20 días.

Por su parte, en Anna la autorización se ha concedido a una comunidad de regantes de la localidad de la Canal de Navarrés, que realizará tareas en un tramo de unos 500 metros del río Sellent, en zona de dominio público hidráulico. Además, esta comunidad de regantes también podrá obtener agua del cauce, al autorizarles una toma de riego en el río Anna o Rambla del Riajuelo. Desde la CHJ remarcaron ayer que la competencia del mantenimiento de los lechos de los ríos a su paso por los cascos urbanos es de los consistorios, y algunas administraciones locales han constatado la necesidad de realizar estas actuaciones de limpieza y mantenimiento para evitar daños a causa de los efectos de las lluvias, que ocasionan caída de árboles y arrastres que obstaculizan el paso fluido del agua.

Compartir el artículo

stats