Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Canal de Navarrés perderá a un 7% de su población en quince años

El 29 % de los habitantes de las tres comarcas tendrán 65 años o más

Una calle de Quesa, sin ningún peatón, en una imagen de archivo | PERALES IBORRA

Una calle de Quesa, sin ningún peatón, en una imagen de archivo | PERALES IBORRA

Las previsiones demográficas dibujan un futuro poco halagüeño en el territorio de las tres comarcas. El portal estadístico de la Generalitat Valenciana ha publicado esta semana sus cálculos sobre la evolución de la población en la Comunitat para el año 2035, que tal y como publicó este diario ayer, vivirá una evolución ascendente hasta alcanzar los 5.180.000 habitantes, 150.000 más de los que tiene actualmente. Pero será este un crecimiento desigual, concentrado en las comarcas costeras, mientras que el interior sigue despoblándose. La Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d’Albaida no serán excepción: el instituto estadístico valenciano calcula que la población agregada de las tres comarcas será de alrededor de 168.000 habitantes, unos 5.700 menos de los que registra actualmente.

La escasa pérdida de habitantes de la Costera —que pasará de 70.895 habitantes en 2020 a 70.148 en 2035— permite matizar que su caso pueda considerarse como un proceso de despoblación; los de la Vall d’Albaida y la Canal de Navarrés, sin embargo, revisten más gravedad. Los 31 municipios de la Vall registrarán en 2035 un total de 83.610 vecinos y vecinas censados, 3.580 menos de los que tenía en 2020 (un 4,1 % menos, aproximadamente). La pérdida porcentual será mayor en la Canal de Navarrés, comarca que en 2035 prevé contar con 14.509 habitantes, lo que significa que perderá al 6,9 % de su población actual (15.584 habitantes) en el periodo de los próximos quince años. Porcentualmente, será la quinta comarca de toda la Comunitat Valenciana con mayor pérdida poblacional.

Esta evolución negativa, según se extrae de los datos del portal estadístico autonómico, encuentra sus causas en que el saldo migratorio previsto en las tres comarcas no compensará la pérdida poblacional del saldo vegetativo (la diferencia entre el número de muertes y el de nacimientos), como sí ocurre en el resto del territorio valenciano. Con todo, la entidad de la Generalitat matiza que estas cifras se cumplirán «si las tendencias demográficas futuras fueran similares a las observadas en el pasado reciente».

Población envejecida

Lo que parece un futuro ineludible es el envejecimiento progresivo de la población. De nuevo, será la Canal de Navarrés la comarca que note en mayor medida este proceso: actualmente, el 25,3 % de sus habitantes (casi 4.000 de los 15.584) tiene 65 años o más, siendo una de las ocho únicas comarcas del territorio valenciano en la que los mayores de 65 suponen más de una cuarta parte de la población total. Pero para el 2035, el peso proporcional del sector más viejo de la población habrá aumentado hasta el 34,9 % del total de habitantes, con más de 5000 personas con al menos 65 años de edad. La Vall d’Albaida, por su parte, registrará 24.113 habitantes de más de 65 años, el 28,8 % del total, mientras que en la Costera supondrán el 28,1 % de la población, con un total de 19.738 ancianos. En el balance agregado, el 29,1 % de los habitantes de las tres comarcas tendrán 65 años o más.

La previsión a cinco años calcula que 47 de las 63 poblaciones perderán habitantes

Además de las previsiones a nivel provincial y comarcal para el año 2035, el portal estadístico de la Generalitat también adjunta unos cálculos sobre evolución demográfica a nivel local, para el 2025. Y a corto plazo, la despoblación de las tres comarcas también es un fenómeno palpable: 47 de las 63 poblaciones del territorio habrán perdido habitantes en 2025 con respecto a 2020.

Este fenómeno tendrá lugar en siete de las ocho localidades de la Canal de Navarrés, catorce de las diecinueve de la Costera y veintiséis de las 34 de la Vall d’Albaida. La pérdida poblacional será superior al 1 % de los habitantes censados actualmente en municipios como Bocairent, Fontanars dels Alforins o Montesa. Por otro lado, municipios pequeños como Novetlè, Carrícola o Rugat prevén ganar población, contraviniendo la dinámica de la Comunitat —que concentra la pérdida de habitantes en los municipios de menos de 2000 habitantes—.

Compartir el artículo

stats