Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SalvemCairent pide una reunión con el ayuntamiento para tratar la planta de Aielo

Los vecinos colocarán pancartas en balcones y harán una marcha

El emblemático Pi de Cairent, en cuyo entorno se proyecta la planta, hace unos días. | PERALES IBORRA

El emblemático Pi de Cairent, en cuyo entorno se proyecta la planta, hace unos días. | PERALES IBORRA

Los vecinos que gestaron el grupo contra la planta fotovoltaica prevista en Aielo de Malferit no quieren perder la estela de apoyos entre la ciudadanía y mantienen viva la llama del rechazo a la instalación en el paraje del Pi de Cairent con la creación de la plataforma SalvemCairent, que a partir de ahora canalizará las movilizaciones vecinales. La portavoz de la plataforma, Laura Belda, afirmaba ayer que «tenemos que mantener la movilización. El proyecto es una barbaridad ambiental que arrasará un paraje natural y muy popular en Aielo, que generaciones y generaciones de vecinos disfrutan. La gente está movilizada y se está volcando para manifestarse en contra. Hay que seguir con ello».

La primera acción del colectivo ha sido solicitar, por escrito, una reunión con la corporación municipal para conocer el alcance del proyecto y los trámites llevados a cabo hasta ahora, así como recabar el apoyo del ayuntamiento. Los vecinos ya reclamaron un acuerdo unánime de todas las fuerzas políticas contra la planta y la portavoz de la plataforma insistía ayer en ello, «esto es un proyecto que afecta a todo el pueblo». Señalaba que «la empresa ha pedido informes al ayuntamiento, pero no hay tramitada ninguna solicitud. Pero queremos pararlo antes de que se presente». La megaplanta solar afectará a unos 3 millones de metros cuadrados en el Pi de Cairent.

La presión vecinal va a ser constante con el objetivo de hacer desistir a la empresa de seguir adelante con la planta. El una reunión el pasado lunes, la plataforma acordó colocar pancartas en los balcones de sus viviendas, así como animar a cualquier vecino a que lo haga. También realizarán una marcha reivindicativa desde el núcleo urbano hasta el paraje del Pi de Cairent, a unos 2 kilómetros, una marcha que aún no tiene fecha pero que «será el próximo fin de semana o el siguiente, no queremos posponerlo demasiado», explicaba Laura Belda.

Además, la campaña de recogida de firmas sigue adelante por dos vías. A través de internet, en change.org, donde tras conseguir las 500 firmas requeridas inicialmente, han ampliado la petición a 1.000. Y con firmas físicas, recogidas en hojas repartidas en comercios y establecimientos locales. Ayer, integrantes de la plataforma salieron a recoger más firmas en el mercado municipal. Laura Belda explicaba a Levante-EMV que «el próximo viernes queremos hacer recuento de estas firmas y ver cómo vamos». La plataforma las entregará posteriormente en el consistorio para avalar el rechazo a la planta. Sobre ésta, Laura Belda manifestaba que «no sabemos si prosperará o no, es cierto que los terrenos son privados, pero la oposición de los vecinos es mayoritaria y esperemos que no se instale. Nosotros vamos a seguir con la movilización para conseguirlo», concluía.

Compartir el artículo

stats