Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El censo canino de Xàtiva supera los 3.500 perros registrados

Desde la reanudación del servicio, el consistorio setabense ha notificado 80 sanciones a dueños de animales, de los que algunos han sido reincidentes

Una vecina de Xàtiva pasea a sus perros por el casco antiguo | PERALES IBORRA

Una vecina de Xàtiva pasea a sus perros por el casco antiguo | PERALES IBORRA

El ayuntamiento de Xàtiva tiene censados actualmente un total de 3.621 perros cuyos dueños residen en la localidad gracias al servicio de control de heces caninas a través del ADN, que se reanudó en julio de 2020. Antes del parón, se tenían contabilizados 3.351 animales y entre julio y diciembre del año pasado se sumaron 49 ejemplares más. A su vez, en los primeros seis meses de 2021 se han añadido los datos de 221 canes nuevos. Los datos sirven para monitor izar que los dueños cumplan con la ordenanza municipal de tenencia y protección de animales.

De hecho, el objetivo de contar con un censo de ADN canino es compartido con otros municipios: disminuir la presencia de heces en las calles del municipio y castigar el incivismo de algunos de los titulares de los animales.

El consistorio abona un total de 16.480 euros al año por el servicio, cifra que puede disminuir según las sanciones impuestas. Incumplir con la ordenanza cuesta 200 euros. Según confirman fuentes municipales, desde que se ha retomado el servicio se han registrado 80 resultados positivos en las analíticas de deposiciones halladas en la calle: «En un total 80 ocasiones se ha identificado al animal productor de las heces y, en consecuencia, a sus dueños. Algunos han sido reincidentes», informaron a este diario.

Por otro lado, desde que está en vigencia este nuevo contrato, se han puesto 32 denuncias por no tener debidamente censado e identificado al animal.

«Pedimos responsabilidad»

Reme Siniesterra es la actual concejal de Medioambiente de Xàtiva. Ayer atendió a Levante-EMV y expuso que «la verdad es que la valoración que hacemos tras retomar el servicio es positiva. Antes, los trámites eran más largos. Ahora, todo se ha simplificado y es más fácil participar».

Sinisterra quiso hacer un llamamiento a la responsabilidad de los dueños para que se impliquen en el censo canino: «Ahora, para estar dentro solamente hay que rellenar un documento que está en la web e ir a una de las clínicas veterinarias que participan en la iniciativa. La técnica usada para recoger el ADN no es ni invasiva ni dolorosa para el animal».

«El perro sale censado y con una chapa con un código QR que podría ayudar a su identificación en caso de pérdida. Nos gustaría no tener que usar el servicio, eso querría decir que la gente está concienciada, pero no es así. Aún se encuentran heces y restos en la vía pública», apostilló.

El retorno de lo que fue un programa pionero en Europa

Xàtiva fue pionero en Europa a la hora de apostar por el registro del ADN canino para controlar la presencia de heces en la vía pública en 2014. Después de varios años de funcionamiento del sistema —con sus luces y sus sombras— en julio del año pasado el consistorio decidió retomar su apuesta. Según apuntan fuentes municipales, ahora la detección de la huella genética es más precisa y para extraer el ADN del animal se apuesta por una muestra de saliva y no de sangre, como se hacía anteriormente.

«Aún hay mucho trabajo. Se hacen recogidas todas las semanas y hemos localizado zonas del municipio más problemáticas. También hay vecinos que se quejan mucho del olor», expuso Reme Sinisterra.

Compartir el artículo

stats