Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La herencia del vizcondado del Genovés revela la propiedad del Palau

El documento constituye la única prueba directa del desaparecido edificio

Vista del casco urbano del Genovés, donde ya no queda rastro del Palau del señorío | PERALES IBORRA

Vista del casco urbano del Genovés, donde ya no queda rastro del Palau del señorío | PERALES IBORRA

Dos años después de la publicación del libro El Palau del Genovés i el retaule de Guerau Sanç i Ripoll de Castellverd, que estudiaba las características de la desaparecida sede del señorío de la Costera, la sucesión en el título de vizconde del Genovés ha sacado a relucir un nuevo hecho sobre el histórico palacio. Uno de los autores del citado libro, Francesc Úbeda, ha descubierto con estupor que el Palau aún tiene dueño, al menos a nivel nominal; ello a pesar de que fue demolido en los años sesenta tras comprarlo el ayuntamiento y ser utilizado durante un breve lapso de tiempo como escuela, tal y como recogió el mismo Úbeda, junto a Josep Lluís Cebrián, en el pequeño volumen editado por Ulleye en abril de 2019 y de cuyas conclusiones se hizo eco este mismo diario.

En el BOE del 28 de abril de 2021, el ministro de Justicia Juan Carlos Campos Moreno concedía por Real Carta de Sucesión «el título de vizconde del castillo de Genovés en favor de don Gonzalo Hernández de Arana», quien lo heredaba de su progenitor, José María Hernández de Carlos. A cambio de la módica cantidad de 507 euros, en derecho de tasa por transmisión directa, Gonzalo Hernández de Arana recoge un título que representa, según Francesc Úbeda, la más directa prueba documental que queda de la existencia de un palacio que se situaba en el centro del Genovés, y que «fruto de la desidia» acabó siendo derribado sin que constara ningún recuerdo.

Tras la sorpresa inicial por esta inesperada prueba documental encontrada en el BOE, Francisco Úbeda —gran erudito de la historia del Genovés— se puso a indagar sobre un vizcondado que intitula algo que ya no existe desde hace décadas. Según ha podido averiguar el investigador, este título fue creado el 23 de marzo de 1900 por la regente María Cristina de Habsburgo Lorena, en nombre de su hijo, el futuro Alfonso XIII, y fue entonces concedido a Dolores de Frígola y Caruana, hermana de la baronesa de Cortes de Pallás.

Francesc Úbeda, gran conocedor de las vicisitudes del palacio del Genovés, relata que los Barones de Cortés de Pallás eran los dueños del señorío de Genovés desde junio de 1798, momento en que se lo arrebataron tras siglos de pleitos a sus originarios propietarios, los Fenollet.

El pleito se inició tras la muerte de Cosme de Fenollet i Sanç Ripoll de Castellverd que daba en herencia el señorío a un hijo bastardo, y no a su hija legítima, Beatriz. Así se inició un proceso judicial que se alargó durante generaciones, entre los descendientes de Esteve Fenollet i Villes y Beatriz Fenollar Sanz de Mahiques. Y tras siglos de litigios y reclamaciones, parece ser que una descendiente de Beatriz, por la rama de los Frígola, consiguió por fin recuperar el señorío para su familia en 1798, como se apuntaba, y que se iría transmitiendo junto al título posterior hasta llegar a su actual heredero, Gonzalo Hernández de Arana.

Un título solo honorífico

Relata el investigador que el título es totalmente honorífico y entiende que la denominación de castillo está referida a lo que debió ser la casa señorial o palacio, ya que parece ser es la que daba más empaque a una propiedad, que pertenecía a un linaje con grandeza de España.

Recuerda el profesor jubilado que con la constitución de 1812, los privilegios económicos y jurídicos que conllevaban el recibir un título nobiliar quedaron totalmente suprimidos. Así, tan solo pervivió su carácter honorífico, que parece que intentó ser también derogado durante la Segunda República, para que luego su vigencia fuera recuperada de nuevo en el año de 1947, y ratificada con la constitución de 1978, que incluso permite la creación de nuevos títulos de nobleza por parte de la Corona.

Compartir el artículo

stats