Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Estoy desprotegida y tengo miedo de que mi marido me mate"

Una vecina de Navarrés teme una agresión de su pareja, con la que no convive y que tiene una orden de alejamiento que ha quebrantado en varias ocasiones tras una condena por malos tratos

Amparo, con la sentencia judicial con la condena al agresor | LEVANTE-EMV

Amparo, con la sentencia judicial con la condena al agresor | LEVANTE-EMV

«Estoy totalmente desprotegida, no me ayuda nadie y tengo miedo de que mi marido me mate». Amparo M.G, vecina de Navarrés, dijo por fin basta este 2021 a 15 años de convivencia con su marido, 15 años soportando malos tratos físicos y psíquicos, que ha denunciado y por los que J.J. P.P. ha sido condenado —condena en firme— por un delito de maltrato en el ámbito de la violencia de género, por el que se le impuso una pena de 40 días de trabajos en beneficio de la comunidad, así como la prohibición de acercarse a menos de 300 metros de la víctima, durante 8 meses, que deberá cumplir hasta el próximo 13 de diciembre. Pero el denunciado ha incumplido esa orden de alejamiento, un quebrantamiento que Amparo ha denunciado a la Guardia Civil.

La «falta de vigilancia, él no lleva la pulsera de localización» y los incumplimientos del alejamiento han motivado ahora la denuncia de esta indefensión. «Quién me dice que no venga una noche y me meta una puñalada», alerta la maltratada, quien afirma que el agresor «tiene armas blancas. Cuando vino a casa para llevarse sus cosas, solo se llevó dos navajas, delante de la Policía Local, pese a que no puede portar armas». La sentencia del juzgado, además de la pena de trabajo comunitario y la orden de alejamiento, fija una pena de privación de tenencia y porte de armas, por un periodo de 20 meses, a cumplir hasta el 10 de diciembre de 2022, según la sentencia del pasado 6 de mayo del Juzgado de lo Penal número 5 de València, a la que ha tenido acceso este diario. Amparo denuncia que «yo llevo localizador, pero él no. Y tengo miedo. Dicen que estoy obsesionada por lo que me pueda pasar, pero es que no quiero ser un número más en la lista de mujeres asesinadas».

La víctima ha explicado a Levante-EMV que la situación empeoró el pasado 16 de abril, cuando el marido, según explica la maltratada, fue a su casa y la agredió a ella y a una amiga que se encontraba en la vivienda. «Me empujó y me golpeó con una silla, además de darme codazos en la cabeza, donde llevo una válvula por un problema que padezco de retención de líquido en el cerebro». A su amiga «le reventó una silla en la espalda», detalla. Unas agresiones que constan en dos partes de lesiones, del centro de salud de Navarrés y del hospital Lluís Alcanyís de Xàtiva, donde fueron atendidas por las lesiones.

Tras este suceso, el aún marido —están en proceso de divorcio— estuvo retenido dos días por la policía, antes de pasar al juzgado. Ahora, según cuenta Amparo, está «en búsqueda» por la policía judicial y no se ha presentado a los cuatro juicios previstos por las denuncias de malos tratos, quebrantamiento de la orden de alejamiento y las agresiones. La semana pasada tenía que comparecer en el litigio por la agresión a la amiga de la víctima, «pero no se presentó y el juicio no se celebró. Deberían haberlo declarado en rebeldía, por no presentarse también a los de antes», reclama la mujer.

Amparo asegura que pese a que «lleva tres semanas desaparecido y en búsqueda, ya lo han visto en Navarrés, y la semana pasada en Xàtiva». Recalca que «es una persona agresiva» y podría actuar contra ella. «En Navarrés solo hay un policía local por la mañana, y la Guardia Civil de Navarrés está solo tres días y, cuando la avisas, tarda en llegar. Me he tenido que poner una alarma en casa, pero temo que pueda hacerme algo», expresaba. Denuncia, además, que «no tengo ayuda de nadie. No me han ofrecido ni servicio psicológico, a la psicóloga voy yo por mi cuenta», expone la víctima, que percibe la RAI (Renta Activa de Inserción). Amparo M.G. pide «justicia, que quiten a ese personaje de la calle» y que no pueda hacerle ya más daño.

Compartir el artículo

stats