Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El número de reformas de inmuebles en las tres comarcas crece un 50 %

Las obras sobre viviendas existentes sostienen el sector de la construcción: representan el 62 % del total de las licencias expedidas en 2019

Obreros trabajan en una vivienda en construcción, en una imagen tomada ayer | PERALES IBORRA

Obreros trabajan en una vivienda en construcción, en una imagen tomada ayer | PERALES IBORRA

Hace veinte años, en una época en la que el lema «España va bien» aún parecía un hecho inefable, parecía que el cemento y el ladrillo ocuparían cada centímetro cuadrado del suelo del país. Pero la burbuja inmobiliaria estalló, dejando tras de sí un sinfín de casas y pisos vacíos o a medio construir y a un buen reguero de empresas constructoras en la cuneta. Las que pudieron sobrevivir, y las que han nacido desde entonces, basan su actividad en la reforma de inmuebles ya existentes, tal y como se puede extraer de los datos de licencias expedidas por los principales ayuntamientos de la Costera, la Canal de Navarrés y la Vall d’Albaida: este tipo de actuaciones de obra copan el 62 % del total de licencias expedidas, y su número ha crecido un 50 % en los últimos años.

Así lo expone un reciente estudio del Institut Valencià d’Estadística que pone la lupa sobre el periodo entre 2015 y 2019. Los datos del órgano autonómico refrendan el hecho de que la construcción de obra nueva sigue estando paralizada, lejos de las cifras anteriores a la crisis del 2008, puesto que en ningún año se llega a alcanzar un número de construcciones elevado. No obstante, sí se aprecia una evolución al alza desde 2015 a nivel general: aquel año se tramitaron un total de 33 licencias para obra nueva entre las diez localidades más pobladas de las tres comarcas; cuatro años después, en 2019, se expidieron 49 licencias, lo que supone un incremento del 48 % en ese periodo.

No obstante, el peso de la obra nueva sobre el total de trabajos de construcción en las tres comarcas no se ha visto en el periodo de estudio que contempla el Institut Valencià d’Estadística. En 2015, las de obra nueva suponían el 29,2 % del total de las licencias de obra expedidas en los municipios más grandes del territorio (33 sobre un total de 113), mientras que en 2019 esta cifra apenas había subido cinco décimas, hasta el 29,7 % (49 de 165).

Por municipios, en 2015 el de Xàtiva fue el consistorio que tramitó más licencias para obra nueva, con siete. Albaida, en segunda posición, expedió seis, por las cuatro de l’Olleria. Ontinyent, Benigànim y l’Alcúdia de Crespins aprobaron tres licencias de obras nuevas; Canals, Aielo de Malferit y Moixent, dos; y Enguera, tan solo una. En cuanto a las rehabilitaciones de obras existentes, Ontinyent aprobó un total de 18, Xàtiva y Canals, doce cada una, y Aielo de Malferit, nueve. En un segundo escalón, Moixent aprobó seis, Albaida cuatro, Benigànim y l’Alcúdia de Crespins tres, Enguera una y Canals, por su parte, no recibió ninguna petición al respecto.

Cuatro años después, en 2019, se aprecian algunos aumentos en las cifras de construcciones, pero siguen siendo bajas en la mayoría de municipios. Aielo de Malferit tramitó diecisiete licencias de obra nueva, dos más que Xàtiva, y se situaron como los consistorios más activos en esta materia. Ontinyent registró cinco licencias, l’Alcúdia de Crespins otras cuatro, l’Olleria tres y Canals dos, mientras que Albaida, Enguera y Moixent tan solo recibieron una petición al respecto. Benigànim no recibió documentación para la construcción de viviendas.

La cifra de inmuebles rehabilitados sí denotó, en cambio, saltos reseñables con respecto a cuatro años antes, sobre todo en las dos grandes capitales: Xàtiva aprobó 39 actuaciones de reforma, y Ontinyent otras 21. En Moixent se aprobaron, por su lado, trece licencias para realizar reformas. Aielo de Malferit recibió y aprobó nueve peticiones, Canals ocho, l’Olleria cuatro, l’Alcúdia de Crespins tres, Albaida y Benigànim dos, y Enguera una.

Las demoliciones se mantienen sin variar en los últimos años

Los ayuntamientos también expiden licencias de obra pra realizar demoliciones totales de inmuebles existentes, un tipo de operaciones que en el periodo de 2015 a 2019 ha permanecido prácticamente invariable en las diez poblaciones más grandes de las tres comarcas. En 2015 se tramitaron doce demoliciones (cuatro de ellas, en l’Olleria), en 2017, otras once (tres en Albaida, la población con más derribos ese año) y en 2019, la cifra se situó en catorce (con tres en Moixent y l’Alcúdia de Crespins).

Compartir el artículo

stats